Descargas

UPN desmiente “rotundamente” estar detrás de las actuaciones contra la presidenta y acusa al PSN de calumniar a cargos públicos regionalistas

Los regionalistas señalan que en la protesta de Cabanillas miembros de la Ejecutiva de UPN fueron increpados tras asistir a la inauguración del centro cívico

UPN ha desmentido “rotundamente” incentivar y estar detrás de las actuaciones que se han producido estos días contra la presidenta del Gobierno, María Chivite, en diversos puntos de Navarra, tal y como acusó ayer el portavoz del partido socialista, Ramón Alzórriz, y como también hizo el lunes pasado en el Parlamento durante la rueda de prensa tras la Mesa y Junta de Portavoces.

Asimismo, han desmentido que “concejales y cargos públicos a los que alude Alzórriz estuvieran implicados en actos violentos, ni siquiera estuvieran presentes en las protestas, a los que se está calumniando y atentando contra su derecho al honor”.

“Incluso en la protesta de Cabanillas hubo miembros del Comité Ejecutivo de UPN que fueron increpados al asistir a la inauguración del centro cívico junto con la presidenta. Las acusaciones de connivencia e implicación de la dirección de UPN y del conjunto del partido son gravísimas”, recalcan los regionalistas.

Así, critican que “no contentos con criminalizar al sector primario, ahora el Partido Socialista pretende extender la acusación a Unión del Pueblo Navarro, en una burda y sucia maniobra para intentar desviar la atención del descontento del sector con la presidenta como máxima responsable de la actuación del Gobierno de Navarra”.

Además, consideran “falso” que hubiera concejales de las localidades citadas por Alzórriz en los altercados. “Debería aportar pruebas antes de mentir como está mintiendo. En Villafranca ni siquiera tenemos grupo municipal en esta legislatura”, añaden.

En cuanto a la presencia de afiliados y simpatizantes, se han preguntado “quién es el señor Alzórriz y el partido socialista para señalar de esa manera a la gente como si estuviéramos en una dictadura o pleno nazismo”. “¿No sabe que la afiliación a un partido es un asunto privado y protegido por ley?”, han criticado.

“En cualquier caso, una cosa es protestar de forma pacífica y otra participar de actos violentos como nos acusa el Sr. Alzórriz, quien por cierto nada dice de la presencia de cargos socialistas o de otros partidos políticos en algunos de esos mismos actos”, sostiene UPN.

Así, han reprochado que “vale ya de utilizar políticamente las legítimas protestas de un sector que se siente mal tratado por este Gobierno para atacar al principal partido de la oposición. Vale ya de acusar, amenazar e intentar amedrentar a todo aquel que discrepa y muestra su enfado. Vale ya de señalar a la gente. Vale ya de tanto victimismo”.

Los regionalistas concluyen que “el partido socialista es incapaz de asumir las numerosas críticas que se están dando en Navarra, y no solo del sector primario. Están vendiendo a la sociedad que todo va bien y que todo el mundo está encantado con el Gobierno supuestamente progresista de María Chivite y, por eso, protestas como las que están protagonizando los agricultores desdicen esos mensajes falsos”.