Descargas

UPN denuncia que los vecinos de la Ribera financian por partida doble el servicio de acogida de animales de compañía

Pagan por un mismo servicio impuestos al Gobierno de Navarra para el centro que gestiona y a sus ayuntamientos para la gestión de otro centro

  • Los regionalistas quieren saber qué va a hacer el Gobierno para solucionar esta situación

UPN ha denunciado que los vecinos de la Ribera están financiando con sus impuestos por partida doble el servicio de acogida de animales de compañía.

Así, han explicado que en Navarra existen tres centros públicos autorizados de acogida de animales de compañía: el Centro de Protección Animal del Gobierno de Navarra (CPAGN), el Centro de Atención de Animales del Ayuntamiento de Pamplona (CAAAP) y el Centro Comarcal de Protección Animal de la Mancomunidad de la Ribera (CCPAMR).

De ellos, el Centro de Protección Animal del Gobierno de Navarra, a diferencia de los otros dos, recibe una partida económica anual para su gestión desde la Dirección de Agricultura y Ganadería por importe de 142.413 euros, más otra partida económica para el mantenimiento y mejora de instalaciones con un gasto de 98.813 euros para los años 2020, 2021, 2022 y 2023. “Por lo tanto, este centro ha recibido en estos cuatro años un importe total de 668.465 euros, frente a los otros dos centros que no han recibido partida presupuestaria del Gobierno de Navarra y cuyo coste ha sido asumido, en un caso, por el ayuntamiento de Pamplona y, en otro, por los ayuntamientos riberos que forman parte de la Mancomunidad de la Ribera, y que son los que gestionan esos servicios” han explicado. “De este modo, los vecinos y las vecinas de estas localidades los está financiando por partida doble, a través de los impuestos que pagan al Gobierno de Navarra y los que pagan a sus respectivos ayuntamientos”, han cuestionado.

El partido regionalista quiere conocer “la razón de esta situación, más aún, si los tres centros son públicos, así como por qué no hay un modelo financiero y de gestión igualitario, máxime cuando además, con la ley Foral 19/2019 de Protección de los animales de compañía en Navarra y su reglamento y, sobre todo, con la nueva ley 7/2023 de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales, los centros tienen que adaptarse a ella lo que va a suponer un mayor coste y, por tanto, una mayor diferenciación de trato entre ciudadanos, que pagan por un mismo servicio dos veces”.

Asimismo, UPN va a preguntar “qué tiene pensado hacer el Gobierno de Navarra y por qué no plantean un modelo de gestión igualitario y un modelo de adopciones integrado que ayude a dar salida a estos animales, que tienen colapsados los tres centros y con animales de difícil adopción, que llevan muchos años en los centros”.

“El Gobierno de Navarra es conocedor de esta situación, pero no ha hecho nada por solucionarla, sobre todo tras la nueva Ley 7/2023 de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales que está suponiendo y supondrá un incremento de los costes a los centros públicos autorizados”, han criticado.