Descargas

Esparza considera “el colmo del cinismo” las acusaciones del PSN y le pide que asuma que su decisión repugna a sus cargos y votantes

El presidente regionalista pide al PSN que deje el victimismo y le dice a Alzórriz que, si considera que UPN les ha acosado, lo denuncie en comisaría o deje de hacer el ridículo

El presidente de UPN, Javier Esparza, ha considerado “el colmo del cinismo” las declaraciones de Ramón Alzórriz en las que acusa a UPN de provocar que Tomás Rodríguez haya renunciado a tomar su acta de concejal en el Ayuntamiento de Pamplona.

Además, Esparza ha pedido al PSN “que deje el victimismo y empiece a asumir que la decisión de aliarse con EH Bildu para regalar el Ayuntamiento de Pamplona a Asirón repugna incluso a sus propios cargos públicos, además de repugnar a muchos votantes socialistas que no comparten la traición de los dirigentes de un partido que les mintió en la campaña electoral”.

“Si de verdad Alzórriz considera que UPN ha acosado al PSN, que lo denuncie en comisaría o que deje de hacer el ridículo”, ha añadido.

“El PSN de nuevo pretende comparar a UPN con la antigua Herri Batasuna, lo que todavía le hace perder más credibilidad en la sociedad navarra, que conocen perfectamente cómo se comportaban unos y cómo nos comportamos otros. UPN jamás ha ejercido la violencia contra nadie. UPN jamás ha jaleado a asesinos. UPN jamás ha incluido a terroristas en sus listas electorales. Eso es algo que sí que hacen los socios de María Chivite y de Ramón Alzórriz, esos a los que le van a entregar la alcaldía de Pamplona”, ha denunciado.

En opinión de Esparza, “lo que le pasa al partido socialista es que no pensaba que su decisión iba a tener una reacción así por parte de la sociedad navarra, por eso recurren a la mentira y a la manipulación de manera permanente. Pero no les va a valer, la traición del socialismo a los pamploneses y a las pamplonesas no se va a olvidar, empezando por sus propios votantes”.

Por último, Javier Esparza ha apelado a María Chivite y le ha pedido que detenga la carrera emprendida por el partido socialista contra la convivencia en Navarra. “Si de verdad la convivencia está entre sus prioridades como presidenta, tiene la oportunidad de demostrarlo”, ha concluido.