Descargas

UPN muestra su indignación con el cierre de partos y denuncia los perjuicios de la incompetencia de Salud a los vecinos de Estella

Considera el cierre del servicio de partos “la punta del iceberg” de lo que está sucediendo en la zona desde hace tiempo, ante la inacción del Gobierno

  • Recuerdan que Estella es la única zona en la que no se ha contratado personal temporal desde 2018 y en la que más hay que esperar para una primera consulta médica

UPN ha mostrado su “profunda indignación” al conocer el cierre del servicio de partos del Hospital García Orcoyen en Estella, mucho más cuando hace solo unos días el Departamento de Salud había anunciado que no iba a ocurrir, lo que “es una muestra más de la improvisación y los bandazos con los que viene actuando el Departamento”. Además, los regionalistas han denunciado que “la desidia y la incompetencia del Departamento de Salud en el Área de Estella está ocasionando importantes perjuicios a los vecinos y vecinas de la zona”.

Así, desde UPN han criticado que “a los malos datos registrados en las listas de espera en el Área de Estella se une ahora la decisión de suspender los partos”.

“No es de recibo que, con el presupuesto en Salud más alto de la historia del Gobierno de Navarra, la nefasta gestión tenga este tipo de repercusiones en la ciudadanía, que se merece un servicio sanitario a la altura de los impuestos que paga, viva donde viva” han afirmado. Y han añadido: “Esperemos que no sea este el progresismo al que nos vamos a tener que acostumbrar los ciudadanos con este Gobierno”.

UPN ha denunciado que “el problema de la falta de personal facultativo de ginecología en la zona viene de lejos. Hace muchos meses que se viene denunciando que el servicio de ginecología está bajo mínimos y, desgraciadamente, desde el Departamento de Salud no se ha implantado ninguna medida para solucionar el problema”.

Para UPN “el cierre del servicio de partos es la punta del iceberg, porque la situación extrema de falta de facultativos – de los ocho especialistas, únicamente se encuentran disponibles a día de hoy uno y medio – ha tenido otras consecuencias gravísimas, como que las mujeres de la zona de Estella esperen actualmente casi 3 meses más a ser atendidas en ginecología de lo que esperaban en 2018”.

Desde el partido regionalista subrayan que “los problemas relacionados con la gestión de los recursos humanos del Área han sido constantes en los últimos años y esto se ha visto reflejado en un descenso de la actividad sanitaria en algunos servicios, que repercute negativamente en la espera de los ciudadanos a ser atendidos, hasta el punto de llegar a tener que trasladarse a Pamplona para recibir atención sanitaria que siempre se había recibido en Estella”.

Así, señalan que “llama la atención que el Área de Salud de Estella sea en la única en la que no se ha contratado personal sanitario eventual desde 2018”, haciendo alusión a datos contenidos en informe publicado por la Cámara de Comptos sobre listas de espera. En este mismo informe también se recoge que el Área de Salud de Estella ha perdido dos facultativos especialistas desde 2018, cuando Pamplona y Tudela han ganado 86 y 14 respectivamente, y ello a pesar de que el Área de Salud de Estella ha incrementado su población en un 3%, mismo incremento que ha tenido Pamplona.

Los regionalistas han incidido en que “los datos son claros en relación al descenso de algunas actividades desde 2018, con una reducción de un 18% del número de primeras consultas, un 24% de consultas sucesivas y un 7% de hospitalización a domicilio. Las intervenciones quirúrgicas han bajado un 27%, pasando de las 3.400 que se hacían en 2018 a las 2.400 que se hicieron en 2022. En consecuencia, el aumento de derivaciones a la sanidad privada es evidente, con un incremento de más del doble de derivaciones de lo que se hacía en 2018”.

Falta de equidad entre Áreas de Salud
Asimismo, UPN ha destacado la falta de equidad entre Áreas de Salud que también se menciona en el informe de la Cámara de Comptos, y que señala que los ciudadanos de Estella deben esperar más para una primera consulta (75 días frente a los 70 de Pamplona y los 41 de Tudela), siendo el área donde más se ha incrementado el tiempo de espera desde 2018, concretamente un 226%”. Además, han añadido que para pruebas diagnósticas de igual complejidad, también en Estella se espera más en comparación a Pamplona o Tudela. De hecho, en Estella se tiene que esperar cinco meses para una colonoscopia que en Pamplona y Tudela se realiza en dos meses, o cuatro meses para una mamografía, que en Pamplona se realiza en tres meses y en Tudela en uno”.

“Ante tal situación, son numerosas las personas que están trasladado su malestar con la situación del Área de Salud de Estella. Desde 2018, las quejas y reclamaciones en el Área de Salud Estella se han incrementado en un 36%, pasando de las 1.730 de 2018, a las 2.350 de 2022”, han desvelado.