Descargas

NA+ afirma que Remírez sigue mintiendo y que es incapaz de responder a las denuncias realizadas por la coalición

Considera “lamentable” y “un ejercicio de cinismo” que la excusa para no hacer uso de las mascarillas que estaban almacenadas es que se trataba de dos circuitos diferentes

  • Muestra su sorpresa ante la consideración por Remírez como empresa de referencia a una firma que no había fabricado ni una sola mascarilla FFP2 en el momento de firmar el acuerdo

Las parlamentarias de Navarra Suma Cristina Ibarrola y Marta Álvarez han acusado a Javier Remírez de “seguir mintiendo para ocultar la nefasta gestión del Gobierno de Navarra en la compra de mascarillas durante la pandemia y de no haber sido capaz de dar respuesta alguna a las denunciadas realizadas por nuestra coalición”.

Además, consideran “lamentable y un ejemplo de cinismo que la excusa ofrecida por Remírez para no haber utilizado las mascarillas que habían comprado SODENA, Albyn y la CEN y que aún permanecen almacenadas es que se trataba de dos circuitos diferentes”.

Sobre este asunto han explicado que “Remírez ha vuelto de nuevo a mentir, porque oculta que según el Convenio firmado entre SODENA, Albyn y la CEN, ya el Departamento de Salud, como firmante también del Acuerdo a través de una adenda (información que obvia deliberadamente el Vicepresidente), podía haberse quedado con el 10% de los excedentes y Salud no se quedó con ninguna mascarilla”. Y han añadido que “además, cualquiera puede entender que en una situación en la que había necesidad de mascarillas en centros sanitarios, residencias, colegios y para la población en general, abandonar un millón setecientas mil mascarillas en un almacén es una auténtica vergüenza. El Gobierno podía y debía haber modificado el convenio para asegurarse de utilizar todas las mascarillas almacenadas y evitar la pérdida de al menos un millón doscientos mil euros que salen del bolsillo de toda la ciudadanía navarra a través de una empresa pública perteneciente a una corporación pública que preside María Chivite”.

Las dos parlamentarias de Navarra Suma han ido rebatiendo las diferentes mentiras que ha vertido Remírez en la rueda de prensa tras la sesión de Gobierno. Así, han afirmado que “Remírez miente al afirmar que nos han facilitado los 9.500 expedientes de compra de material sanitario para la pandemia. De hecho, todavía no disponemos de gran parte de esa información, que se nos está trasladando a cuentagotas y tras múltiples preguntas y reiteraciones por nuestra parte desde hace meses”.

“Remírez miente también al afirmar que la Cámara de Comptos ha validado la gestión del Gobierno de Navarra en la pandemia. De hecho, el informe de Comptos deja muy claro que no pudo verificar el 80% de los expedientes al no haberse formalizado por parte del Gobierno, tal y como hemos venido denunciando desde que se presentó dicho informe en el Parlamento”, han añadido.

En relación al expediente de compra de mascarillas FFP2 a la empresa Efficold S.A, “el Consejero ha seguido con sus mentiras”, han denunciado. “Sorprende que Remírez considere de referencia en la producción de mascarillas FFP2 a una empresa que, cuando se firmó el acuerdo, se dedicaba al sector del frío industrial y no había fabricado una sola mascarilla FFP2. De hecho, el Gobierno terminó utilizando a la empresa como mera intermediaria para traer mascarillas chinas, al no conseguir los certificados y validaciones necesarias para poder producir mascarillas FFP2 homologadas y cumplir lo dispuesto en el contrato firmado”, han explicado.

En cuanto al precio, “nos parece sumamente grave que el Sr. Remírez tenga la desfachatez de decir que las mascarillas traídas de China se pagaron a un precio muy inferior a lo que señala Navarra Suma, cuando nos hemos limitado a dar los datos de precios que recoge el informe de intervención. ¿Acusa el Sr. Remírez a la intervención de mentir?”, se han preguntado Cristina Ibarrola y Marta Álvarez.

Por último, las dos parlamentarias de Navarra Suma han lamentado que “el Vicepresidente no haya sido capaz de dar explicaciones sobre las mascarillas que faltan en el stock, sobre las compras realizadas muy por encima de las estimaciones, sobre las compras realizadas por encima del precio de mercado, sobre por qué SODENA no facilitó la información al auditor hasta que se lo reclamó la intervención, sobre la tardanza de más de 6 meses en recibir alguno de los pedido, o sobre la posibilidad de que algún lote de mascarillas compradas puedan contener grafeno”.