Descargas

Natalia Álava Ayensa, ganadora del Certamen de Microrrelatos ‘Navarra en pocas palabras’

El segundo premio de este concurso organizado por Juventudes Navarras ha sido para Judith Baztán Perochena

  • El segundo premio de este concurso organizado por Juventudes Navarras ha sido para Judith Baztán Perochena

Natalia Álava Ayensa, de 23 años y residente en Tudela, ha sido la ganadora de la quinta edición del Certamen de Microrrelatos que Juventudes Navarras organiza bajo el título ‘Navarra en pocas palabras’. El texto lleva por título Mi Navarra, toda entera, y ha obtenido una tablet como premio.

El segundo premio, consistente en un e-book, ha sido para Judith Baztán Perochena, olitense de 28 años, cuyo microrrelato lleva por título Tradición

La presidenta de JJNN, Laura Casanova, ha remarcado que “con este concurso se quiere seguir fomentando e impulsando la cultura, la imaginación y la creatividad entre los jóvenes, con la única condición de que Navarra debe aparecer en sus textos.

Casanova ha mostrado su satisfacción por el número de participantes, un total de 25. “Estamos muy contentos con la respuesta que está obteniendo. Además, el concurso ha traspasado nuestras fronteras, ya que nos han llegado relatos desde Andalucía, Asturias, Cataluña e incluso desde México y Argentina, por lo que se han hecho eco del certamen a través de internet”, ha manifestado.

A la entrega de los premios han acudido, por parte de la asociación juvenil vinculada a UPN, tanto la presidenta como el secretario general, Andrés Goicoechea.

Los microrrelatos son los siguientes:

Mi Navarra toda entera

Navarrica es mi alma, mi ser y mi estar. Y allá donde vaya, me acompaña sin cesar; colorado es su pañuelo, su gente alegre siempre está, desde la Ribera de Tudela, hasta el Valle de Baztán. Y qué bonica es mi Navarra, toda entera sin dudar, con sus joticas y sus jolgorios, que aquí siempre tienen lugar. Tierra noble de tradiciones, de batallas y reyes, pues en su escudo lucen honorables las cadenas de esta humilde comunidad; y cuántos colores juntos, y cuántos paisajes a observar: viento, agua, aire y montaña… piedra, bosque, valle y Bardena. Y es que su historia hace justicia, porque Navarra es digna de visitar, y aunque peregrino aquí tú seas, como a un navarrico más se te va a tratar; de cuentos y leyendas, de lenguas y de origen… porque sabor, cultura y fiesta, todo junto aquí se da. No dudes en visitarnos, todo aquí te gustará, pues cualquier pueblico navarro, con algo nuevo te sorprenderá. Desde la zona alta de Pirineos, hasta Pamplona capital, pásate por Tierra Estella y hacia la Ribera para terminar. No te vayas de Navarra, no te alejes nunca más… pues aquí cualquier persona, la felicidad ha de encontrar.

Tradición

Hoy no he podido dormir. He dado vueltas en la cama durante toda la noche con el corazón acelerado y ese nudo que lleva instalado en mi estómago desde hace días. El sonido del despertador me avisa que es la hora, así que abro la ducha mientras doy vueltas revisando que todo esté preparado.

Salgo de la ducha y contemplo la ropa extendida sobre el sofá del salón. Me gusta preparar la ropa de toda la semana allí, es una tradición familiar. Cojo el pantalón y me lo pongo con cuidado de no mancharlo. Al menos, no por ahora. Sigo con la camisa y me siento en el sillón para calzarme las alpargatas, blancas con los lazos rojos, que anudo alrededor de mis tobillos.

Luego cojo la faja roja y voy pasándola por las trabillas de mi pantalón con cuidado para no saltarme ninguna. La anudo en la cadera izquierda un bonito nudo, que me enseñó mi abuelo cuando era pequeña. Pinto mis labios de rojo, reviso mi pequeño bolso y veo mi pañuelo en el fondo. No, todavía no es la hora.

Salgo a la calle.

Estafeta. Mercaderes. Ayuntamiento.

 Por fin es 6 de Julio.