Descargas

NA+ denuncia irregularidades de la MCP en la renovación del convenio para la clausura de la planta de residuos de Góngora

El concejal de Pamplona Juan José Echeverría critica la actitud por resucitar un convenio que ya está extinguido

  • El concejal de Pamplona Juan José Echeverría critica la actitud por resucitar un convenio que ya está extinguido
  • Exigen a la MCP que frene el “despilfarro” millonario que supone la nueva planta de Imarcoain

El Grupo de Navarra Suma en la Mancomunidad de Pamplona (MCP) ha denunciado hoy irregularidades en la renovación del convenio del Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos de Góngora, que la MCP debería haber adaptado antes de plazo, el 2 de octubre de 2019. “¿Cómo es posible que un nuevo informe pretenda convencernos ahora de que el Convenio no tiene plazo? ¿Será porque es el único medio que tienen para defender el despilfarro de la planta de Imarcoain?”, ha cuestionado el portavoz de la coalición en la Asamblea Permanente de la MCP, Juan José Echeverría.

Con este nuevo informe, redactado por el despacho de abogados de la anterior Consejera de Interior, la MCP pretende revisar los anteriores llevados a cabo por los técnicos de la propia Mancomunidad. Un informe de 2007 concluía que el vertedero de Góngora se llenaría en 2022, lo que llevó al Ayuntamiento de Aranguren y la MCP a formalizar un convenio que ponía como fecha límite de uso el 31 de diciembre de ese año. Como consecuencia, el funcionamiento del resto de las instalaciones del Centro finalizaría en 2027. Además, otro informe técnico interno de 2016 asegura que el vertedero no ha de llenarse hasta 2044 y como consecuencia de que la crisis económica ha roto las previsiones iniciales, produciéndose muchos menos residuos y vertiéndose menos.

Echeverría ha anunciado que NA+ va a exigir un informe de los servicios jurídicos de la entidad. “Pedimos un informe interno público frente al privado”, ha señalado.

“La MCP ha pagado por un informe que le permite resucitar el Convenio para sus intereses continuando con la estrategia dilapiladora de EH Bildu y clausurar Góngora”, asegurando en él que no tiene plazo cuando es evidente que tiene un plazo parcial hasta 2022 y otro final hasta 2027. Con esta resolución interesada, la MCP puede aplicar el segundo párrafo de la Disposición Adicional octava: “la adaptación será automática, en lo que se refiere al plazo de vigencia del convenio… para los convenios que no tuvieran determinado un plazo de vigencia. En estos casos el plazo de vigencia del convenio será de cuatro años” –es decir, antes del 2 de octubre de 2020–. 

Sin embargo, según la Ley 40/2015 del Régimen Jurídico del Sector Público: “todos los convenios vigentes suscritos a cualquier Administración Pública o cualquiera de sus organismos o entidades vinculados o dependientes deberán adaptarse a lo aquí previsto en el plazo de tres años a contar desde la entrada en vigor de esta ley”. “Si el convenio no hubiese tenido plazo de vigencia, la adaptación sería automática. Al tenerlo, la propia MCP tendría que haberlo renovado antes del 2 de octubre de 2019. Al no hacerlo, directamente ya no existe y carece de cualquier efecto jurídico”, ha explicado el concejal del Ayuntamiento de Pamplona, que ha insistido en paralizar el “despilfarro” que supone la nueva planta de Imarcoain y ha propuesto de nuevo construir en Góngora las dos instalaciones necesarias según el Plan de Residuos: la planta de compostaje y la de fracción resto.

Despilfarro millonario

En este sentido, su informe asegura que el Plan de Residuos impide cualquier ampliación de las instalaciones de Góngora cuando lo que defiende es lo contrario, que se debe dar “continuidad” a las plantas de envases y materiales. Además, la MCP sustenta su obsesión por la nueva construcción en la falta de superficie suficiente –son necesarios 20.000 m2– para las nuevas instalaciones en Góngora. “Es una mentira más que contradice de nuevo un informe técnico del Gerente de la Mancomunidad que reconoce que hay 102.100 m2 libres en Aranguren, idéntica superficie comprada en Imarcoain por 10 millones de euros y que permitiría construir ahí las dos nuevas instalaciones de compostaje y la de fracción resto”, ha explicado Echeverría.

“La Mancomunidad no tiene ninguna urgencia de cerrar Góngora y hacer ahora una inversión millonaria cuando el convenio está extinguido. Trampean basándose en un informe encargado a medida. Y se empeñan en gastar otros 75 millones de euros replicando todas las instalaciones de Góngora en Imarcoain desechando una infraestructura que funciona perfectamente, además podría clausurar el vertedero de residuos sin tratar, ya que la ampliación de las plantas de Góngora evitaría generar ese tipo de residuo”, ha sentenciado el concejal.