Descargas

NA+ considera “insostenible” la continuidad de Ayerdi en el Gobierno de Navarra

Según la sentencia, desoyó los acuerdos y criterios técnicos para conceder un millón de euros a una empresa que ya era insolvente y había presentado concurso de acreedores

  • Según la sentencia, desoyó los acuerdos y criterios técnicos para conceder un millón de euros a una empresa que ya era insolvente y había presentado concurso de acreedores
  • NA+ recuerda que el PSN también denunció los hechos y responsabilizó a Ayerdi, por lo que la presidenta Chivite debe cesarlo

Navarra Suma ha considerado “insostenible” la continuidad del consejero Manu Ayerdi en el Gobierno de Navarra tras la sentencia del Caso Davalor.
Para NA+, “las acciones llevadas a cabo por el gerente de Davalor y por el consejero Ayerdi fueron paralelas, concertadas y coincidentes en las fechas”. “Ambas personas cometieron actuaciones nefastas en septiembre de 2015 respecto a la administración de patrimonio ajeno”, sostienen.
Así, tal y como decreta la sentencia, señalan, “el Administrador de Davalor administró con mala fe el patrimonio de sus socios, deudores y proveedores”. En ese mismo tiempo, subraya NA+, “Manu Ayerdi desoyó los acuerdos y criterios técnicos para ‘regalar’ un millón de euros del patrimonio público a una empresa que ya era insolvente y que en esas fechas ya tenía instado un concurso por parte de un acreedor”.
Desde la coalición se recuerda que, posteriormente, “los préstamos girados desde Sodena bajo la responsabilidad de Ayerdi ascendieron a 3 millones de euros públicos que hoy ya se han perdido debido a la consciente negligencia del entonces vicepresidente”. “A eso hay que añadir las deudas generadas con la Hacienda Foral debido a la culpable gestión del administrador, avalado por el entonces consejero de Desarrollo Económico del Gobierno de Barkos”, agregan.
En cuanto a los motivos en los que se basa el Juez para acreditar la culpabilidad del Administrador de Davalor, Navarra Suma destaca que uno de ellos es que “la empresa se encontraba en situación de insolvencia en el año 2015 y el Administrador eludió la obligación de declarar el concurso”. Y recuerdan que “en esas mismas fechas, a su vez, el consejero Manu Ayerdi desoyó los informes técnicos de Sodena que advertían la posible insolvencia, destituyó a los consejeros que habían desaconsejado prestar dinero público a Davalor y procedió a entregar un millón de euros a la empresa en una situación de insolvencia”.
A este respecto, también recuerdan que, según declaró el Administrador ante la comisión de investigación parlamentaria, “Manu Ayerdi le comunicó su decisión de entregarle el millón de euros en una comida que celebraron en fechas previas al acuerdo por el cual se verificaba el préstamo público”.
El segundo motivo, prosiguen, “es el incumplimiento por parte de la empresa de la obligación legal de presentar las cuentas”.
Y denuncian que, “a pesar de este incumplimiento legal, el consejero Ayerdi continuó aprobando préstamos de dinero público a la empresa durante al menos dos años”.
La coalición ha manifestado que “estos hechos fueron reiteradamente denunciados por UPN y PP, hoy integrantes de NA+ junto con Ciudadanos, en numerosas ocasiones ante el Parlamento y ante los medios de comunicación”.
Así mismo, añaden, “el PSN también denunció estas gravísimas actuaciones y señaló como responsable a Manu Ayerdi por su sospechosa y perjudicial actuación respecto del interés público”.
No obstante, también recalcan, “los partidos que sustentaron al Gobierno de Barkos intentaron tapar la investigación de los hechos diluyendo la averiguación de los mismos en una comisión para poner en jaque los veinte años de gestión de Sodena de la cual no se derivó ninguna consecuencia judicial”.
Por tanto, sostienen, “una vez que el consejero Ayerdi unió su apuesta personal y su suerte a la del Administrador, hoy debe abandonar el Gobierno y la presidenta Chivite debe acordar su cese en consecuencia con lo que su partido, el PSN, denunció y exigió”.
“El consejero Ayerdi ha demostrado ser perjudicial para la administración del dinero público y no puede continuar ni un minuto más, menos aún ante los difíciles tiempos económicos que esperan a toda la sociedad”, concluyen.