Descargas

UPN denuncia que los gastos de funcionamiento del Ayuntamiento se han multiplicado hasta los 178 millones de euros

  • Pese al aumento de los gastos de personal y la reducción de inversiones, el plazo de pago a proveedores se ha incrementado
  • Critican el grave perjuicio cometido contra el comercio y el descenso de agentes y recursos de Policía Municipal

La portavoz de UPN en la Comisión de Presidencia, Ana Elizalde, ha denunciado hoy que “los gastos de funcionamiento del Ayuntamiento de la capital navarra se han multiplicado de 162 hasta los 178 millones de euros, mientras la inversión se ha reducido de 19 a 16 millones (una reducción de casi el 16%) y los servicios no sufren mejora alguna”.

Sobre todo, ha alertado sobre “el crecimiento desmedido de los gastos de personal, que se han disparado sin tener en cuenta las necesidades de los pamploneses, que no han sentido ninguna mejora en los servicios que reciben”.

Además, ha llamado la atención sobre “el altísimo grado de inejecución presupuestaria que en el último año ha alcanzado los 19 millones de euros”.

Así, ha destacado que “la estructura de gasto de Pamplona es hoy mucho más vulnerable ante los cambios externos, a pesar de la reducción de deuda producida por la llamada Ley Montoro y no por una decisión planificada”.

Por otra parte, la edil regionalista ha detallado que “pese a contar con más personal, la administración ha sido menos eficaz aumentando el periodo medio de pago a proveedores hasta los 34,1 días, una cuestión que afecta sobre todo a las pequeñas y medianas empresas que trabajan con la administración”.

También, ha señalado que el peso de las inversiones respecto al total de gastos se ha reducido en tres puntos y ha detallado que “por primera vez las cuentas del Ayuntamiento se encuentran intervenidas por el Gobierno de Navarra debido al incumplimiento de la regla de gasto”.

“Todo ello, siendo absolutamente incapaces de captar financiación europea al mismo nivel que en años anteriores, pese a haber montado toda una oficina para dicho fin”, ha criticado.

En cuanto al área de personal, Elizalde ha criticado la “fortísima ideologización con que se ha gestionado el área, primando los amiguismos y, sobre todo, la imposición del euskera”.

En este sentido ha recordado que UPN ha tenido que acudir a los tribunales para defender los derechos de todas las personas que habían concurrido a convocatorias como la de Técnicos de Participación, con un tribunal trufado de amigos de quien luego obtuvo plaza.

Además, la concejala ha señalado otras convocatorias “tumbadas por los tribunales debido a la imposición de valoraciones del euskera injustificadas, que impedían de facto el acceso al empleo público a la gran mayoría de pamploneses no vascoparlante”.

“Bildu va a acelerar en esta estrategia gracias a la recién aprobada Ordenanza del Euskera, que convierte a Pamplona en zona vascófona saltándose completamente la ley” ha rechazado, al tiempo que ha adelantado que UPN va a acudir a los tribunales para derogar dicha norma.

Elizalde ha afirmado también que “cada cuestión que plantean los trabajadores en los tribunales a raíz del Convenio Laboral es anulada, porque no se han respetado las competencias de las distintas administraciones”. De hecho, la propia Cámara de Comptos se pronunció en contra del Convenio.

“La gestión ha respondido a las obsesiones y a la hoja de ruta de Bildu, lo que ha generado una inestabilidad e inseguridad jurídica terrible, que ha llevado por ejemplo a la anulación de la Plantilla Municipal de 2017 o de la plaza del jefe de la Policía Municipal”, ha subrayado.

En cuanto a la gestión, precisamente, del área de Seguridad y Convivencia ha afirmado que “se ha preocupado más de la propaganda que de la gestión real y de los problemas de la ciudad en la materia”.

Así, ha subrayado que “en Pamplona hoy hay más delitos y más atropellos, pero menos policías, ya que la Plantilla del cuerpo se ha reducido drásticamente”.

En cuanto a los accidentes y atropellos ha recordado que “el Ayuntamiento ha incumplido reiteradamente, año tras año,  los compromisos fijados en el Plan de Seguridad Vial”.

Elizalde ha criticado también la falta de medios que sufren los agentes y en especial la pésima gestión del parque móvil de Policía Municipal, con vehículos en el garaje por no haber pasado la ITV a tiempo o con contratos de leasing caducados.

Sobre la gestión comercial, la concejal de UPN ha afirmado que “hemos visto las consecuencias de haber eliminado el área de Comercio y Turismo al inicio de la legislatura, en la que el sector ha sido uno de los grandes perjudicados por el experimento del cuatripartito”.

En este sentido, ha destacado “las terribles consecuencias de la mal llamada amabilización que ha provocado pérdidas de decenas de millones de euros de facturación en el comercio del centro”.

También ha recordado “las amenazas que sufrieron los comerciantes que se atrevieron a criticar la gestión de Bildu en este asunto”.

Además, ha subrayado que “de nada sirven los planes, ni las estrategias si luego no hay fondos para desarrollarlo” y ha explicado que “el cuatripartito ha rechazado una y otra vez las enmiendas de UPN dedicadas a medidas concretas y reales para dinamizar el sector comercial”.

Por otra parte, se ha referido a la gestión de la comunicación institucional, dirigida directamente desde el área de Alcaldía. Elizalde ha denunciado un uso “propagandista y partidista de la comunicación oficial del Ayuntamiento, que ha pasado por encima de los funcionarios municipales para actuar al dictado de cargos nombrados a dedo por Asirón”.

De hecho, ha recordado que “los tribunales han tumbado el reparto de la inversión publicitaria realizada por el Ayuntamiento, con la que Bildu premiaba y favorecía a medios afines, mientras se castigaba a los críticos, intentando influir sobre la libertad de expresión y de información”.

El área de Alcaldía, dirigida por Asirón, ha estado también ocupada, según ha recordado Elizalde, “en cuestiones puramente identitarias que tanto preocupan al alcalde”.

Así, ha recordado los cambios de lugar de las banderas de Pleno que recorrieron hasta tres esquinas distintas del Salón de Plenos, la ridícula reducción del retrato del Rey Felipe VI o la retirada de los retratos de varios reyes de Navarra de la escalera noble de la Casa Consistorial y del Escudo Borbónico, también descolgado del zaguan.