Descargas

UPN denuncia que “la legislatura acaba en Pamplona sin avances sociales, pero con multitud de chiringuitos y escándalos”

  • Caballero afirma que “ofrecer el 41% de las plazas de escuelas infantiles en euskera está fuera de la realidad de la ciudad”
  • García-Barberena subraya que “la política cultural ha estado marcada por el sectarismo ideológico más absoluto”

La portavoz de UPN en la Comisión de Asuntos Ciudadanos del Ayuntamiento de Pamplona, María Caballero, ha afirmado hoy que “la legislatura municipal acaba sin avances sociales, pero con multitud de chiringuitos, escándalos y episodios bochornosos en las áreas de Acción Social, Educación, Cultura o Participación Ciudadana”.

La edil regionalista ha comenzado por esta última área, que ha calificado como “uno de los grandes fiascos de la legislatura y un foco de escándalos e inestabilidad”. Así, ha recordado que por el área han pasado tres concejales distintos y otros tantos directores, que el presupuesto ha aumentado de forma “desorbitada” y que el personal técnico se ha cuadruplicado “sin resultado alguno”. En este sentido, ha explicado que “la participación del cuatripartito ha servido, en el mejor de los casos, para vestir decisiones ya tomadas” y que “muchos procesos han sido un fracaso, llegando a asistir más personas vinculadas al Ayuntamiento que vecinos”.

Además, ha citado ejemplos como el de Pío XII “donde se desconvocó el Foro de Barrio, protagonizado por el concejal Cabases (Geroa Bai) y no se volvió a citar a los vecinos y comerciantes hasta que el proyecto ya era irreversible”.

También, ha destacado las contrataciones fraudulentas realizadas por el área, como la de Nommad, empresa del ex socio del entonces director de Participación, que destapó UPN y anulada después por los tribunales; o los pagos fraccionados por los llamados ‘kolaboratorios’, que llegaron a sumar más de 60.000 euros en contratos menores.

Capítulo aparte merece, según Caballero, la gestión del personal del área, marcada por la polémica contratación de Floren Luqui, ex alcalde de Barañain y miembro de Bildu, que UPN llevó hasta el contencioso obteniendo también sentencia favorable.

Por otro lado, la concejala también ha criticado la gestión de las subvenciones a entidades ciudadanas, que “además de ser gestionadas con retrasos terribles que han perjudicado a decenas de asociaciones, y han servido para  engordar a los amigos de Bildu, triplicándose las de las fiestas de barrios, que luego se utilizan para propaganda radical, mientras el resto continuaban estancadas”.

Por otra parte, en cuanto al área de Desarrollo Comunitario, ha criticado que “la politización abertzale ha contaminado la atención infanto juvenil entregada a cambio de más de un millón de euros a equipos donde aparecen miembros de Bildu, personas que han estado en listas de la formación en Pamplona e, incluso, concejales en ejercicio en Burlada, por ejemplo”. Además, ha recordado el escándalo protagonizado por Laura Berro al participar en la adjudicación de un contrato de 130.000 euros a la entidad donde trabajaba su hermana.

Locales cedidos ilegalmente

Esta misma área, dirigida por IE y Geroa Bai, ha sido la responsable también de “entregar a colectivos afines y sin ningún tipo de expediente, concurso ni control los edificios de Antzara y Redín y Cruzat”.

“La construcción de uno y la rehabilitación del otro, que posiblemente acabe en manos de los okupas de Rozalejo, según avanzó Asirón, ha costado más de un millón de euros pagados por todos los pamploneses”, ha criticado.

Ambas cesiones fueron recurridas también por UPN ante los tribunales, que de nuevo dieron la razón a los regionalistas, “aunque a día de hoy siguen siendo ocupados por los mismos a los que les fue regalado, tras intentar dotar al asunto de un ropaje jurídico que no se sostiene”, ha lamentado Caballero.

En cuanto a las políticas del área de acción social, ha criticado que “un área tan importante haya sido tratada como un juguete que intercambiar y trocear según los pactos con los distintos partidos del cuatripartito”.

“Por eso, han sido cuatro años perdidos, sin nuevas ni mejores prestaciones, pese a contar con más recursos económicos”, ha resumido.

Así ha destacado “la incapacidad para implantar un nuevo modelo de atención primaria en toda la legislatura por culpa de las broncas internas del cuatripartito” y episodios bochornosos como “la instalación de una letrina como solución al asentamiento ilegal en Santa María la Real, al inicio de la legislatura, manteniendo el lugar en condiciones insalubres, pese a la presencia de menores y las molestias a los vecinos”.

Tampoco han corrido mejor suerte las escuelas taller, “cuestionadas y devaluadas en esta legislatura, que se inició con un recorte del 30% de la financiación y viendo reducidas las asignaciones a 12 euros al día en lugar de percibir el salario mínimo”.

El euskera, la única preocupación en escuelas infantiles

Por último, la edil se ha referido a las escuelas infantiles municipales en las que se ha visto, según ha destacado, “la verdadera cara de Asirón y de Bildu, al expulsar de forma injusta y cruel a decenas de niños matriculados en tres centros para imponer el euskera”.

Así, ha subrayado que “se han gestionado de forma absolutamente ideologizada y sectaria, imponiendo una oferta con el 41% de plazas en euskera, que nada tiene que ver con la realidad social y lingüistica de Pamplona”.

Además, ha llamado la atención sobre la reducción de plazas sufrida esta legislatura, al pasarse de 1.087 plazas en el curso 15/16 a sólo 978 plazas en este curso. Sobre este asunto ha destacado que “este recorte se produce cuando, en la última inscripción, tres de cada diez niños se han quedado sin plaza; pero su preocupación es el euskera, no el servicio ni atender a la demanda”.

Por otra parte, la también concejala María García-Barberena ha analizado la legislatura en materia de cultura, “donde también se ha impuesto el sectarismo ideológico más absoluto de la mano de Maider Beloki”.

García-Barberena ha recordado que el mandato comenzó con la censura de una exposición de víctimas del terrorismo de Policía Nacional, que sólo se pudo celebrar tras la intervención de los tribunales.

“De la misma manera, se ha utilizado la sala de exposiciones de Conde de Rodezno, cerrada durante toda la legislatura, excepto para la polémica muestra de Abel Azcona, que insultó a miles de católicos con la connivencia de Bildu, que sin embargo, prohibió la exhibición de otra pieza relativa al Coran por ser ofensiva para el Islam”, ha criticado.

En la misma línea, se utilizó el espacio de Redín y Cruzat para acoger una exposición en la que se comparaba a los participantes en las Javieradas con el régimen nazi o las procesiones de Semana Santa de Pamplona con el Ku Klux Klan.

Sanfermines “degradados”

La edil regionalista también ha criticado que Beloki “regalara 50.000 euros para la korrika y otros 50.000 para una exposición sobre el castillo de Amaiur, cuyo mayor mérito no era otro que exhibir un cuadro en el que Asirón aparecía como un héroe de la pretendida patria vasca”.

Además, ha calificado de “humo al tan cacareado proyecto hiriartea, que acoge lo que ya se hacía en Ciudadela, pero que ha servido para contratar a Arantza Santesteban, destacada dirigente de Batasuna, que permaneció tres años en la cárcel por su pertenencia a ETA”.

“Ni nuevos programas de calado, ni las anunciadas calderas de la Sala de Armas, que después de cuatro años sigue sin calefacción”, ha afirmado para también criticar “la paralización del Plan de Esculturas planteado la pasada legislatura, y diseñado para mantener y proteger el patrimonio escultórico municipal con obras de altísimo valor reiteradamente atacadas”.

En cuanto a la gestión de nuestras fiestas ha explicado que “Bildu se ha dedicado a degradar los Sanfermines con menos y peores conciertos, mientras daba facilidades y ventajas a sus amigos para montar barras y escenarios alternativos a costa de eliminar espacios de éxito como el de Antoniutti que, por ejemplo, en 2015 acogió a más de 53.000 espectadores”.

“Para ellos sólo existe la txozna y el folklore vasco, mientras intentan minimizar otras expresiones culturales propias de nuestra tierra, nuestras tradiciones y por supuesto todo lo relacionado con el mundo del toro”, ha señalado.

Por último, además de recordar “otros episodios bochornosos como el intento de exclusión de decenas de niños del concurso Dibuja Pamplona por estar matriculados en un centro British”, ha subrayado “la gravedad de los intentos de adoctrinar a los más pequeños a través de la manipulación del programa Conozcamos Pamplona, dirigido a niños de quinto de primaria, para imponer las obsesiones históricas de Bildu”.

“En esa misma obsesión estamos asistiendo al cierre del Centro de Interpretación de las Murallas del Fortín de San Bartolomé para modificar su contenido, adaptándolo a su hoja de ruta, para hablar solo de la conquista castellana de la guerra civil y del euskera, pasando de refilón por episodios vitales para la historia de nuestra ciudad como el Privilegio de la Unión”, ha concluido.