Descargas

UPN denuncia el incumplimiento de la normativa del euskera en el colegio público Joaquín Lizarraga

  • Afirman que la rotulación del nombre en la fachada está sólo en euskera cuando debe figurar también en castellano
  • Los regionalistas denuncian la obsesión por imponer el euskera y piden explicaciones al Ayuntamiento y al Departamento de Educación 

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento del Valle de Egüés ha denunciado el incumplimiento del decreto foral por el que se regula el uso del vascuence en la enseñanza no universitaria de Navarra en el colegio público Joaquín Lizarraga. Los regionalistas señalan que “en la rotulación exterior de la fachada la denominación del centro aparece únicamente en euskera cuando debe figurar en las dos lenguas, también en castellano”.

Además, sostienen, “sorprende que se le haya cambiado el nombre al escritor navarro nacido en Elcano que denomina al centro por ‘Joakin Lizarraga’, cuando incluso la propia Sociedad de Estudios Vascos (Eusko Ikaskuntza) sólo recoge el nombre del autor en castellano en su página web y no admite la formulación del mismo en euskera”.

Los regionalistas han denunciado que “se pretende burlar la normativa vigente debido a la obsesión por imponer el euskera” y han pedido explicaciones al Ayuntamiento, propietario del centro. Asimismo, han anunciado la presentación de una pregunta en el Parlamento de Navarra dirigida al Departamento de Educación para saber “por qué no se ha corregido esta situación”.

El grupo municipal regionalista en el Valle de Egüés critica que se haya “invertido dinero en rotular únicamente en euskera, mientras no se solucionan los verdaderos problemas que afectan al centro, con unas familias que se quejan de que el centro se está desarrollando con un parche sobre otro, con ampliaciones no previstas, en un ejercicio de improvisación constante”.

Para UPN, “el alcalde Alfonso Etxeberría es incapaz de ofrecer soluciones a los centros existentes y a los que se proyectan, obligando al valle a asumir una carga inversora que debería recaer sobre el Gobierno de Navarra, como la del nuevo centro infantil de 0-3 años”.

Antes, en la oposición, pedía salir a la calle para protestar, pero ahora, con rotular en euskera y discriminar al castellano le vale en su gestión”, concluyen.