Descargas

UPN critica que “Labarga dimite dejando un rastro de sospechas y amiguismo en su gestión”

Los regionalistas recuerdan las polémicas contrataciones de Nommad y de Floren Luqui como técnico de Participación

El Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha afirmado hoy que el edil de Aranzad, Alberto Labarga, “dimite dejando tras de sí un rastro de sospechas y amiguismo en su gestión al frente del área de Participación Ciudadana”.

Los regionalistas, que en junio de 2016 fueron los primeros en descubrir y desvelar las irregularidades protagonizadas por Aranzadi, han recordado que el Tribunal Administrativo de Navarra consideró irregular la adjudicación a Nommad del “Proceso participativo de movilidad en el Casco Antiguo” por más de 27.000 euros. La empresa es propiedad del ex socio del director del área de Participación Ciudadana y fue fundada en el segundo semestre de 2015, paralelamente al acceso de éste a la administración.

Por eso, han afirmado que “no basta con la dimisión de Labarga por supuestos motivos personales” y han considerado que existe un “problema estructural de amiguismo” en las áreas dirigidas por Aranzadi, especialmente en Participación Ciudadana. En este sentido, han recordado que al frente de ésta continúa Axel Moreno, “pieza clave en la contratación de Nommad por cuanto presidía la mesa que adjudicó el contrato a su ex socio, pese a no ser la empresa con más puntuación en el concurso, y no declaró su amistad con su propietario de, Andoni Iso”.

Además, han recordado que permanece también en tribunales la contratación de Floren Luqui como técnico del área que dirige Aranzadi, elegido por un tribunal presidido por Axel Moreno y que contaba con la participación otra vez de Andoni Iso como vocal. Ambos, Iso y Luqui, habían mantenido previamente una relación profesional, algo de lo que, según UPN, debería haber informado al tribunal para después abandonar su participación en él.

En este sentido, han exigido a Asirón y a los grupos de Bildu y Geroa Bai que “dejen de ponerse de perfil e impidan de una vez las prácticas amiguistas que los concejales de Aranzadi están llevando a cabo en sus áreas”.

“Asirón se ha convertido por su propia voluntad en rehén y cómplice de los tres votos de los concejales de Aranzadi que hacen y deshacen a su gusto en sus áreas, aunque como en el caso de Berro o de Nommad, se demuestren conductas evidentemente irregulares”, han afirmado.