Descargas

UPN ve falta de previsión del alcalde en el cierre del parking de la Plaza de la Constitución

Los regionalistas consideran que el ayuntamiento debería haber sabido gestionar la nueva situación y asegurado la continuidad del servicio

UPN de Tudela ha responsabilizado a la “falta de previsión del alcalde” la situación creada en el aparcamiento ubicado debajo de la Plaza de la Constitución, que se encuentra cerrado tras la rescisión del contrato con la empresa que lo gestionaba.

Los regionalistas recuerdan que el cambio en la gestión del servicio se conocía desde hace varios meses y que la rescisión de contrato con la empresa se aprobó el 28 de noviembre, “tiempo suficiente para que el ayuntamiento hubiera dado una solución con el fin de que el servicio no se viera paralizado y no se crearan perjuicios a los usuarios y a quienes tienen alquiladas plazas”.

“El alcalde firmó la rescisión y debería haber sabido gestionar la nueva situación, asegurando la continuidad de la prestación del servicio público lo antes posible”, han señalado.

Además, han agregado, “debería haber manteniendo informados en todo momento a los usuarios y abonados, pero nos encontramos sin servicio y con el desconocimiento de éstos acerca de lo que va a pasar en un futuro”.

La formación regionalista ha calificado de “incomprensible” que el 2 de enero se prolongara hasta el 25 de enero la entrega del parking justificando un retraso en las obras de adecuación, “teniendo en cuenta que existe un informe de los técnicos municipales sobre deficiencias que se deben subsanar desde el 22 de septiembre”. “Lo que no ha habido es una planificación”, han apostillado.

Asimismo, han señalado que “no nos debemos olvidar de la situación en la que van a quedar los trabajadores, que tampoco saben qué va a pasar con su futuro, así como de las implicaciones negativas que este problema supone para el pequeño y mediano comercio, que no puede permitirse el lujo de ver reducidos los espacios destinados para el aparcamiento de clientes”.

Finalmente, han querido dejar claro que “no criticamos que se rescinda el contrato y que el servicio pase a prestarse por el ayuntamiento, sino la forma en que se está llevando a cabo y la incapacidad para tomar una solución a tiempo”.