Descargas

UPN afirma que “el desalojo del Chalé de Caparroso llega 5 meses tarde” y que “la cesión nunca debió producirse”

Los regionalistas exigen que “el edificio no se vuelva a usar como gaztetxe y chiringuito de los amigos de Bildu dentro de unos meses”

El Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha afirmado hoy que “el desalojo del chalé de Caparroso llega 5 meses tarde, porque es el final de una cesión que nunca debió producirse”. Los regionalistas han subrayado que “desde la ocupación de un edificio en la calle Compañía, este grupo ha protagonizado una historia de ilegalidad, incumplimientos y radicalidad que en ningún caso les hacía merecedores de un chalé público en el centro de Pamplona”.

No obstante, han exigido que “la decisión de hoy no sea un acto de propaganda y un gesto de cara a la galería, para hacer ver que aparentemente cumplen con la legalidad, y acabar dentro de unos meses con un nuevo gaztetxe en el mismo edificio”.

“El Chalé de Caparroso, como el resto de edificios públicos, debe ser un espacio abierto a todas las entidades que trabajen para la ciudad, en especial para los pamploneses que más lo necesitan, y no el chiringuito de los amigos de Bildu”, han recordado.

En ese sentido, han afirmado que permanecerán “vigilantes para que el mismo grupo no salga ahora del edificio y vuelva el año que viene, porque no han acumulado más méritos que apoyar y promover la ideología más radical de Batasuna”.

“Lo único bueno que han tenido estos meses es que todos hemos visto para qué quieren un gaztetxe: para obtener dinero usándolo como bar sin licencia y para hacer propaganda pro etarra”, han resumido.

Además, los concejales regionalistas han exigido que se les permita realizar una visita al edificio para poder comprobar in situ el alcance de las obras realizadas sin permiso del Ayuntamiento y si éstas han continuado pese a los requerimientos y las afirmaciones de los concejales de Bildu. Además, han reclamado “información sobre las sanciones que se van a imponer al colectivo por haber realizado obras sin licencia y por haber incumplido los requerimientos de paralización supuestamente realizados por el Ayuntamiento”.

UPN ha afirmado que la cesión del Gaztetxe, revocada finalmente por la mayoría del Ayuntamiento y en contra de la posición de Bildu, “ha sido el mejor ejemplo de la forma de gobernar del Asirón, que sólo ha podido ser detenido cuando ante la firmeza de UPN y PSN y la evidencia de las pruebas, Geroa Bai no ha encontrado más opción que sumarse a la oposición”.

Por eso, han reclamado al partido de Barkos que “abandone definitivamente su papel de cómplice de Bildu en el Ayuntamiento y trabaje para revertir las decisiones sectarias y autoritarias que Asirón ha tomado en este año”. “La responsabilidad no se puede limitar a este asunto”, han subrayado.

Por último, han criticado “la nula información que se ha facilitado a los grupos de UPN y PSN respecto a este asunto”. Según los regionalistas, “este expediente reúne las peores cualidades de este año de gobierno cuatripartito, al haberse llevado a cabo con opacidad, sectarismo y un absoluto descontrol que ha permitido que se lleven a cabo estas obras”.

“A día de hoy, seguimos reclamando informes que todavía no han sido entregados”, han recordado.

“En cualquier caso, y pese a todas las trabas que han puesto a nuestra labor, el desalojo de hoy es fruto del esfuerzo de la oposición municipal y de la presión y la insistencia ejercidas sobre el cuatripartito para que se garantizara el cumplimiento de la ley”, han afirmado.

“Si fuera por Bildu o Aranzadi/Podemos, los ocupas seguirían tranquilamente en su chalé”, han concluido.