Descargas

UPN denuncia “el abrazo cómplice de Asirón a Otegi”

Los regionalistas consideran que “el alcalde arrastra la dignidad del Ayuntamiento de Pamplona por los suelos del vestuario del velódromo de Anoeta”

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha criticado este lunes el “abrazo cómplice” entre Asirón y Otegi el pasado sábado en el velódromo de Anoeta. Esta imagen, publicada en Twitter el sábado por la noche, se suma a otra, subida también a redes sociales el martes 1, en la que los cinco concejales de Bildu en el consistorio, incluido Asirón, aparecen en el despacho del alcalde y en horas de trabajo “siguiendo con emoción” a través de Internet la salida de la cárcel del histórico dirigente de Batasuna.

En el pleno del pasado jueves, el portavoz regionalista Enrique Maya exigió en un ruego a Asirón que “mantenga una posición de respeto ante quienes han sido víctimas del terrorismo de ETA y sienten que no es motivo de alegría ni de emoción la salida de la cárcel de una persona como Otegi, condenada tras ser juzgada con todas las garantías que ofrece nuestro Estado de derecho por su actividad terrorista de ETA”.

En ese momento, según han subrayado, “Asirón no tuvo el valor de contestar a Maya y dio la callada por respuesta, sabiendo que en menos de 48 horas iba a correr a abrazarse a Otegi”.

Según los concejales de UPN, “es propio de una sociedad enferma que los colaboradores de los terroristas sean recibidos orgullosos, como héroes, mientras quieren que las víctimas y el resto de demócratas caminen con la cabeza baja”.

Por eso, los regionalistas han lamentado que “Asirón acudiera junto al núcleo duro de Sortu a aplaudir a rabiar a Otegi, arrastrando la dignidad del Ayuntamiento de Pamplona por el suelo de los vestuarios del velódromo de Anoeta”.

“Sin embargo, el alcalde fue incapaz de votar la condena de los crímenes de ETA y la exigencia de su disolución que se debatió en el Ayuntamiento de Pamplona el 3 de septiembre de 2015”, han recordado.

Unos meses antes, Asirón hablaba en una entrevista radiofónica de “violencia cruzada” para justificar el terrorismo etarra. “La historia de ETA no es una historia de violencia cruzada, sino de sangre y dolor, donde unos ponían la nuca y otros las balas”, le recordó entonces Enrique Maya.

Por otra parte, Asirón nombró en julio teniente de alcalde a José Abaurrea, concejal en el Ayuntamiento de Pamplona en el año 1998 cuando ETA asesinó a Tomás Caballero, quien se negó a condenar o tan siquiera criticar el asesinato de su compañero de corporación. “Y ahí sigue, sin condenarlo y aupado a teniente de alcalde y a concejal delegado de Urbanismo por Asirón”, han criticado los regionalistas.

“Asirón ha decidido desde el inicio de la legislatura colaborar en la estrategia de Bildu-Batasuna de blanquear la historia de ETA y poner la alcaldía de Pamplona al servicio de Otegi y Sortu y eso no lo vamos a permitir», han afirmado.