Descargas

UPN logra que no tributen las transmisiones de padres a hijos con discapacidad

UPN ha sacado adelante una enmienda de modificación de uno de los artículos del Proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias. En concreto, se trata de incorporar un nuevo punto: “Las transmisiones inter vivos y demás actos y contratos, del pleno dominio o del derecho de usufructo, de la vivienda habitual del transmitente, siempre que el adquiriente sea descendiente directo o adoptado con discapacidad con un grado de minusvalía igual o superior al 65 por ciento”.

UPN, en su intención de introducir mejoras fiscales hacia las personas con discapacidad, “dentro de la prudencia y la racionalidad necesaria”, ha planteado  la exención “para favorecer las transmisiones de padres a hijos con discapacidad”.

Los regionalistas han mostrado su compromiso de intentar revertir la situación en lo relativo a mínimos personales “y al injusto cambio de reducciones en base por deducciones en cuota para evitar que las unidades familiares con hijos y personas dependientes no se vean castigadas en todos los niveles de renta”.

Además de la citada enmienda que se ha aprobado, UPN ha presentado otras dos enmiendas sobre discapacidad, que los partidos del cuatripartito, “que se dicen sociales” han rechazado.

Se trata de una enmienda, cuyo objeto es facilitar la incorporación de las personas con discapacidad al mercado laboral a través de deducciones a empresarios que contraten a discapacitados. Sustitución en el número catorce del artículo tres en punto tres.

“Las deducciones previstas serán de 9000 y de 4000 euros por cada persona-año de incremento del promedio de la plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 33 por ciento e inferior al 65 por ciento”.

Además, “Las deducciones previstas serán de 12000 y de 5200 euros por cada persona-año de incremento del promedio de la plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 65 por ciento”.

La segunda de las enmiendas rechazadas planteaba deducciones personales y familiares. Por mínimo personal, se proponía aumentar las cantidades a sujetos pasivos de 65 años o más en dos tramos de edad, el segundo de ellos, a partir de 75 años. Igualmente, el incremento de la cantidad para sujetos pasivos discapacitados con un porcentaje de discapacidad, en dos tramos, de entre el 33 al 100 por ciento.

También se preveía aumentar las deducciones por mínimos familiares por cada ascendiente que conviva con el sujeto pasivo y no obtenga rentas anuales superiores al indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM), excluidas las exentas.