Descargas

UPN afirma que “la imposición de la ikurriña no ha empañado unos buenos Sanfermines”

(UPN/15.7.15) El portavoz del Grupo Municipal de Unión del Pueblo Navarro en el Ayuntamiento de Pamplona, Enrique Maya, ha hecho este miércoles “un balance muy positivo” de los Sanfermines que finalizaron ayer.

Eso sí, Maya ha condenado, en primer lugar, la agresión sexual cometida en la madrugada del día 9 al 10 en un bar del Casco Antiguo y ha lamentado el fallecimiento sucedido en el río Arga el día 6 en lo que ha definido como “los hechos más tristes de estas fiestas”, al tiempo que ha trasladado todo su “cariño y apoyo a ambas familias”.

Al margen de estos hechos, Maya se ha mostrado satisfecho por el transcurrir de las fiestas y ha afirmado que “la imposición que el alcalde de Bildu Joseba Asirón hizo de la ikurriña no ha empañado unos buenos Sanfermines”.

“Los pamploneses han dado una lección al cuatripartito estando muy por encima de la politización de las fiestas pretendida por Bildu”, ha señalado el portavoz de UPN, para quien, “frente a esta voluntad de tensionar y politizar las fiestas por parte de Bildu, el rechazo de la ciudad quedó claro de nuevo ayer durante la celebración del Pobre de Mí, cuando Asirón recibió una sonora pitada al comenzar su discurso en euskera”.

Los regionalistas se han mostrado “a favor, como no podía ser de otra manera,” de la presencia del euskera en los actos oficiales, aunque siempre tras la intervención en castellano, respetando a la mayoría de los pamploneses que no conocen dicho idioma.

En este sentido, el portavoz de UPN ha recordado que “la imposición de la bandera de Euskadi se hizo de forma unilateral y cobarde, sin consultarla y ni siquiera anunciarla a los grupos y convirtiendo a un funcionario en portada de medios de comunicación de toda España al mandarlo a izar la bandera minutos antes del chupinazo, mientras el alcalde afirmaba el día anterior no tener ni idea del soporte instalado en la fachada y derivando las cuestiones a los servicios de mantenimiento”.

Maya ha vuelto a rechazar el “regate legal utilizado por Bildu para imponer la ikurriña a toda una ciudad”, al utilizar la presencia de parlamentarios de Bildu del País Vasco. “No debían de ser tan importantes los invitados para honrarles con la colocación de la bandera de su comunidad, cuando no fueron presentados al resto de concejales ni recibidos por la Corporación”, ha afirmado. “Lo que Asirón hizo el día 6 fue simplemente una estafa”, ha subrayado.

Por otra parte, los regionalistas han criticado que “durante todas las fiestas han permanecido en las calles, especialmente del Casco Antiguo, numerosas pancartas y carteles de partidos y entidades amigas de Bildu con las consignas habituales pro presos y a favor de la disolución de Navarra en la CAV sin que el Ayuntamiento las haya retirado”.
Acoso en la procesión y un alcalde contra las tradiciones

Maya ha lamentado, asimismo, que una vez más los regionalistas y miembros del Cabildo fueran “diana de insultos, gritos y escupitajos” en la calle Curia durante la procesión. El regionalista, además, ha denunciado que Asirón “se dedicara a saludar y dar abrazos” a quienes segundos antes habían acosado a los corporativos de UPN, sin tener un mínimo gesto de solidaridad o apoyo hacia los concejales regionalistas. “Asirón ni siquiera ha querido rechazar estos actos y ha dado la espalda a la realidad”, ha afirmado el portavoz de UPN.

A este respecto, Maya ha criticado que el actual alcalde no asistiera a la misa en honor a San Fermín, pero sí participara en la Procesión, en lo que ha calificado como “un acto de incoherencia absoluta, al pretender que una procesión, junto al arzobispo, al Cabildo Catedralicio y tras la figura de San Fermín no es un acto también religioso”. El regionalista ha recordado a Asirón que “el alcalde acude a los actos como representante de todos los pamploneses, no de una minoría” y que “debe guardar las tradiciones que dieron origen a nuestras fiestas”.

Además, Maya ha explicado que “al Ayuntamiento actual, igual que a los anteriores y a los posteriores, se nos entregan unas tradiciones mantenidas desde hace siglos por innumerables corporaciones y generaciones de pamploneses y que, a día de hoy, quieren y mantienen la mayoría de ciudadanos, por lo que no pueden ser alteradas o ninguneadas por la estrategia política o el capricho puntual de un alcalde en particular, menos si además sólo ha obtenido cinco de 27 concejales”.

El portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha lamentado también “la escasa presencia de miembros del equipo de Gobierno durante las recepciones y otros actos oficiales de los Sanfermines y ha recordado que, durante estos días, los corporativos deben saber compartir la fiesta y el trabajo institucional”.

Por ello, ha criticado “el nulo sentido institucional del cuatripartito”, al no haber invitado a ninguna autoridad de otros ayuntamientos e instituciones a la recepción que se hace conjunta con los representantes de las ciudades hermanas. En este sentido, Maya se ha preguntado si es una medida definitiva o “si Bildu y sus socios la retomarán cuando se conforme un Gobierno de Navarra también nacionalista y cuatripartito”.

Por último, ha mostrado su satisfacción por la buena valoración que los grupos del cuatripartito han hecho de unas fiestas que fueron planificadas por el anterior equipo de Gobierno de UPN. “Algunos portavoces ahora que están en el Gobierno municipal han llegado a decir que han sido estupendos e incluso espléndidos, cuando desde la oposición las críticas eran terribles”, ha recordado Maya, que ha asegurado que “aunque sea tarde, me agrada que se reconozca nuestra labor y nuestra gestión”.

UPN, contra el obstruccionismo y dispuesto a trabajar en positivo

Sobre la actitud de los regionalistas en relación con los Sanfermines, ha explicado que “continuarán trabajando en positivo” por estas fiestas, igual que durante años desde el equipo de Gobierno, y que no caerán “en posturas obstruccionistas ni catastrofistas”, como las de los partidos que ahora conforman el cuatripartito y que “también afectaron a las fiestas, bloqueando, por ejemplo, partidas destinadas a aumentar el número de urinarios”.

Maya ha asegurado que el futuro de los Sanfermines “pasa por recuperar el prestigio de las fiestas, aumentando su limpieza y seguridad, acabando con la imagen de ‘todo vale’ y con la politización que quiere hacer Bildu, además de obteniendo recursos económicos que permitan mejorar la oferta cultural, convirtiéndose por sí misma en un atractivo para un turismo más interesante y para nuestro tejido empresarial”.

“UPN seguirá trabajando para toda la ciudad, comprometidos con nuestras fiestas, nuestra cultura y nuestras tradiciones, y para que Pamplona siga siendo una ciudad abierta a todos, moderna y sin sectarismos, donde los Sanfermines sean una oportunidad no sólo de disfrutar, sino también para crecer”, ha concluido Maya.