Descargas

UPN de Pamplona critica “desorganización y falta de proyecto” del cuatripartito municipal

(UPN/1.7.15)El Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha marcado hoy las líneas básicas de lo que será su trabajo de oposición durante los próximos años en el Ayuntamiento de Pamplona, después de que, pese a duplicar el número de concejales del siguiente partido, la unión de cuatro coaliciones hayan formado gobierno en la capital navarra.

El portavoz regionalista en el Ayuntamiento, Enrique Maya, ha anunciado un “control riguroso” a la acción ejecutiva de Bildu y de sus socios de Geroa Bai, Aranzadi-Podemos e IE. Además, ha criticado que “la desorganización y la falta de proyecto” han sido la nota principal de las primeras semanas del cuatripartito. “El desbarajuste de Bildu y sus socios ha provocado, por ejemplo, que las ayudas sociales de emergencia hayan estado cortadas, derivándose los casos de las unidades de barrio a Cáritas”, han explicado.

Maya ha indicado que el trabajo de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona durante esta legislatura va a ir encaminado a “evitar que la descoordinación del Gobierno municipal afecte a los ciudadanos, apostando además por proyectos que sean positivos para la ciudad”.

Maya ha adelantado que los regionalistas van a organizar su Grupo con base en las distintas comisiones municipales, de Presidencia, Asuntos Ciudadanos y Urbanismo. Además, cada concejal de UPN se encargará de un área municipal, haciendo seguimiento y controlando la correcta tramitación de todos los expedientes aprobados por los concejales del cuatripartito de gobierno.

También, ha afirmado que van a ser “implacables en la defensa de la libertad y de la identidad de Pamplona como capital de una Navarra foral y diferenciada dentro de España”.

“Somos conscientes de que si ahora nos arrugamos y no somos eficaces en nuestra labor de oposición, la Pamplona que conocemos y amamos se puede ir al traste; de que es el momento de dar un paso al frente junto a la mayoría de los pamploneses, preocupados por el futuro de la ciudad y de su tierra, después de unos pactos que ellos no votaron”, ha subrayado.

Balance de primeros días de legislatura: “Parálisis municipal”

En este sentido, ha destacado que las primeras semanas de alcaldía de Bildu “se han movido entre la inacción y el radicalismo y dejan entrever los modos de Asirón y su equipo”. Maya sospecha que “la parálisis a la que Bildu y sus socios someten a Pamplona está provocada por el retraso de las conversaciones para formar el Gobierno de Navarra, quedando Pamplona una vez más como moneda de cambio”. “Hasta que no se aclaren con el Gobierno, no se decidirá qué harán en Pamplona, un juego que mantiene a la capital con el freno de mano puesto”, ha lamentado.

Así, por ejemplo, ha reiterado que no se ha constituido la caja fija del área de Bienestar Social, el trámite administrativo necesario para poder pagar las ayudas sociales de emergencia, destinadas a quienes sufren de forma más acuciante los efectos de la crisis. El no haber iniciado una tramitación que puede abordar la concejala delegada o el propio alcalde ha provocado que las Unidades de Barrio no dirijan las peticiones de este tipo de ayudas al Área y las deriven directamente a entidades como Cáritas. UPN calcula que sólo en estas semanas se han dejado de gestionar más de 20.000 euros de ayudas de emergencia “por la desidia de Bildu, que resulta especialmente frívola cuando los abertzales y sus socios centraron de forma demagógica su mensaje de oposición en las políticas sociales”.

El portavoz de UPN ha destacado que “el cuatripartito se formó desde la exclusión de UPN y se ha demostrado que más allá de echar a UPN no tenían programa. Hablan de lo que quieren parar, TAV, Salesianos y los nuevos equipamientos de FP o Maristas, pero no tienen ni una palabra sobre qué van a impulsar”.

Así, y a modo de ejemplo, ha explicado que, “si dicen que quieren parar el TAV, tendrán que explicar a los vecinos cómo quieren entonces tomar medidas que necesitan urgentemente, como tirar Argal, trasladar Huntsman (la antigua Inquinasa) o revitalizar Echavacoiz”.

“Si tenemos un gobierno que sólo sabe paralizar iniciativas, pero que no propone ninguna alternativa, se condena a la ciudad al frenazo y el estancamiento”, ha enfatizado.

Gestos que muestran el camino que seguirá el cuatripartito

Enrique Maya ha criticado que “a falta de medidas concretas, hasta hoy lo único que hemos visto son gestos y algunos no nos han gustado nada”.

“Tenemos un alcalde que, por ejemplo, no participa en la recepción oficial del Ayuntamiento a la Federación Española de Tenis, que organiza un importante torneo en Pamplona y a la que además él mismo invita a la Corporación y que tampoco asiste a otros actos y eventos donde la representación municipal es necesaria. Sin embargo, sí le vemos en actos por la anexión de Navarra a Euskadi como el del pasado fin de semana en la Plaza de Toros o recibiendo al colectivo ‘Sanfermines 78 Gogoan’, capitaneado por Sabino Cuadra y Piru Zabalza”, ha señalado.

“Está claro dónde pone el énfasis Asirón y su gobierno municipal, en gestos de pretendido impacto mediático y ningún o casi ningún efecto real”, ha explicado el portavoz de UPN.

Maya ha criticado otras medidas que “en apenas dos semanas demuestran los intereses reales de Bildu”, como la de trasladar la exposición de carteles de San Fermín de su ubicación habitual en Conde Rodezno al Palacio del Condestable, “por una simple cuestión de sectarismo, creando un problema donde no lo había y condenando a toda una ciudad a mantener cerrada una sala de exposiciones por las obsesiones políticas del Gobierno municipal”.

El portavoz regionalista ha reprobado la intención de Asirón y Bildu de instalar la ikurriña en el Ayuntamiento y ha rechazado “los regates legales” que el nuevo alcalde insinuó utilizar. Según Enrique Maya, “las banderas de los pamploneses son la verde de nuestra ciudad y la navarra, además de la española y la europea”, y ha considerado “una imposición a la mayoría de ciudadanos y un menosprecio a nuestros símbolos centenarios la colocación de una bandera de otra comunidad como la ikurriña”.

De esta forma, UPN ha rechazado que “se impongan símbolos ajenos, que menoscaban nuestra identidad propia, insultan nuestra historia, pretendiendo dibujar ante el mundo una imagen falsa de Pamplona”.

“Somos la capital de Navarra, una comunidad foral y diferenciada integrada en España, no somos una ciudad de una provincia vasca y al colgar de nuestra fachada la bandera de la CAV es lo que pretenden trasladar”, ha subrayado.

También ha criticado que se hayan eliminado de las imágenes del programa de San Fermín las referentes a la parte religiosa de la fiesta, a los medios de comunicación, a los pastores del encierro y a la Policía Municipal, provocando además el retraso en el programa hasta la misma semana antes del inicio de las fiestas y un probable sobrecoste por los que UPN preguntará en la Comisión de Asuntos Ciudadanos.

Maya ha lamentado lo que considera “una censura en toda regla, pretendiendo que una fiesta en honor a un santo sea laica; borrando la parte taurina, eliminando la imagen del pastor, especialmente simbólica después de los hechos del año pasado o ninguneando el importantísimo papel de la Policía Municipal”.

“También con esto pretenden borrar las tradiciones, la Pamplona real, para empezar a construir la ciudad que quiere Bildu”, ha sentenciado.

Asimismo, ha rechazado “el uso del euskera por delante del castellano en las comunicaciones y en las recepciones oficiales del Ayuntamiento, un hecho que va en contra de la realidad sociológica de Pamplona y que, por tanto, prioriza a una minoría”. “Estamos, como no podía ser de otra manera, a favor del uso del euskera en los actos del Ayuntamiento, pero es una falta de respeto a la mayoría de los ciudadanos de Pamplona imponerlo por encima del Castellano”, ha explicado.

Remuneraciones: menos profesionales en política

Por último, Maya ha lamentado que “pese al mensaje de regeneración que se intenta vender, el verdadero recorte en las remuneraciones se aplique a la oposición, al reducir las retribuciones por asistencia, una medida que afecta exclusivamente a UPN y PSN limitando así la participación de profesionales que quieran compatibilizar su actividad con la acción política”. En este sentido, hay que recordar que, mientras el ajuste en los sueldos del alcalde y concejales delegados no llega al 20%, a la oposición se le aplica en este tipo de retribución un recorte superior al 50%.

“Con el sistema propuesto por Bildu y sus socios, se perjudica al profesional que quieren participar en política”, ha explicado, porque el sistema de remuneración por asistencia es especialmente adecuado, por la flexibilidad de dedicaciones que permite, para aquellas personas que tienen, por ejemplo, un negocio o trabajan por cuenta ajena, además de ser el más económico para el Ayuntamiento por no tener que hacerse cargo éste de la seguridad social.

Por último, ha destacado la “tremenda incongruencia” de quienes han decidido que sólo se celebre un Pleno al mes, cuando en la oposición siempre subrayaban y defendían la importancia de que se celebrasen al menos dos sesiones cada treinta días. Maya ha recordado que UPN es coherente en este asunto, porque ha defendido la celebración de un único Pleno, tanto estando en el Gobierno como ahora, “al contrario de aquellos que hablaban de un recorte al órgano máximo de participación, cuando estaban en la oposición, pero que ahora no tienen ningún problema en eliminar uno”.