Descargas

UPN denuncia cómo la izquierda abertzale utiliza a menores para apoyar a detenidos vinculados a ETA

(UPN/16.1.15) Esta semana hemos podido ver la utilización que realiza la izquierda aberzale de la educación y de los menores para mostrar su apoyo a los abogados de presos de ETA detenidos. Urge tomar medidas para evitar el lamentable adoctrinamiento de los niños en los centros escolares.

Así lo pudimos constatar el pasado lunes tras la publicación de una serie de fotografías en las que se puede ver a un grupo de padres y alumnos concentrados en la puerta del colegio público San Francisco de Pamplona portando unos carteles bajo el lema “Amaia Askatu” (Amaia liberación), en solidaridad con la abogada Amaia Izko, detenida la operación de la Guardia Civil contra el colectivo de abogados de presos de ETA y su entramado económico.

Comportamientos absolutamente inadmisibles en los que menores de edad son adoctrinados ideológicamente en el odio y el pensamiento totalitario en un espacio público destinado a la educación. UPN ha pedido que el nuevo Código Penal tipifique y persiga este tipo de comportamientos.

La Guardia Civil desarrolló el lunes na operación contra el denominado «frente de cárceles» de ETA, en el que se incluyen abogados y personas del aparato de tesorería de Herrira, el grupo de apoyo a los presos de la banda terrorista. A las personas detenidas se les atribuyen delitos de pertenencia a organización terrorista, fraude y blanqueo.

Moción en el Pleno de Pamplona

Por su parte, el Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona presenta hoy en el Pleno una moción que pide rechazar la utilización de menores con fines propagandísticos pidiendo la excarcelación de una detenida por integración en organización terrorista.

De igual manera, pedirán también que se rechace la colocación de varios carteles con el mismo mensaje en las paredes del centro, de propiedad municipal y al que acceden centenares de estudiantes de primaria cada día.

Los centros educativos, y más si cabe los públicos, deben ser lugar para la enseñanza de valores democráticos, de tolerancia y respeto, precisamente lo contrario de lo que representa la banda terrorista ETA.