Descargas

Navarra ahorrará 2,8 millones anuales en el canon de la ampliación del Canal de Navarra

(UPN/11.4.14) El mayor proyecto de obra pública realizado en Navarra en los últimos años, que aporta reequilibrio territorial y garantiza futuro, ya está en marcha. Este martes se acordó la adjudicación del concurso de ampliación de la zona regable de la primera fase del Canal de Navarra al grupo empresarial liderado por OHL-Agbar, cuya oferta económica, con una baja del 25 por ciento, supondrá para el Gobierno de Navarra un ahorro de 2,8 millones de euros anuales en el canon de concesión.

Este proyecto tiene por objeto la construcción, gestión y explotación, durante 30 años, de la ampliación de zona regable de la primera fase del Canal de Navarra. Se trata de 15.275 hectáreas en las riberas de los ríos Ega y Arga, cuya conversión en regadío permitirá duplicar el beneficio obtenido por las explotaciones agrarias, pasando de 7,12 a 16 millones de euros anuales.

Los trabajos comenzarán en noviembre y está previsto que concluyan en 2018. Por un lado, se modernizarán regadíos tradicionales, algo que afectará a 6.005 hectáreas. Se regarán sin costes energéticos, por la cota disponible en el Canal. Además, se crearán nuevos regadíos, mediante la transformación de 5.431 hectáreas de secano existentes.

La tercera actuación afectará a 3.839 hectáreas, en las que se reducirán los costes energéticos de regadíos construidos en las dos últimas décadas, gracias a la mejora de los sistemas de bombeo. El Gobierno de Navarra estima que va a suponer un ahorro energético medio de 120 euros/hectárea por año, es decir, medio millón de euros anuales de ahorro para los regantes.

En todos los casos en los que la actuación conlleva la construcción de nuevas redes de tuberías, caminos y desagües se llevará a cabo la concentración parcelaria de forma previa a las obras de regadío.

La ampliación de la primera fase de la zona regable del Canal de Navarra está formada por 15.275 hectáreas de regadío en las riberas de los ríos Ega y Arga, que benefician a quince términos municipales (Andosilla, Azagra, Berbinzana, Carcar, Falces, Funes, Larraga, Lerín, Lodosa, Mendigorría, Miranda de Arga, Oteiza, Peralta, San Adrián y Sesma.

500 empleos directos

Durante la construcción (2014-2018), se estima que proporcionará empleo directo de manera simultánea a 500 personas en el periodo de máxima actividad de las obras. Además, supondrá una importante revalorización del área transformada. Concretamente, el valor de la producción anual en el sector primario de las 15.275 hectáreas antes de la actuación alcanza alrededor de 24 millones de euros. Cuando la zona regable esté terminada, el valor de la producción anual ascenderá en torno a 45 millones de euros.

Respecto al beneficio obtenido por las explotaciones agrarias (contabilizando los costes del agua y las amortizaciones de las inversiones), se estima que pasará de los 7,12 millones de euros a los más de 16 millones de euros.

En cuanto al VAB total (agrario y agroindustrial) generado por la actuación, se calcula que ascenderá a 84,8 millones de euros. Se prevé la creación y consolidación de entre 600 y 1.300 empleos, según sea la orientación productiva futura de la zona, ya que en ella pueden establecerse más de 50 cultivos diferentes y más de 100 combinaciones de cultivos con zonas que pueden superar con facilidad el 20 por ciento de dobles cosechas.

Los nuevos regadíos dispondrán, además, de un agua de calidad, procedente de Itoiz, que contrasta con los graves problemas de calidad de la obtenida del río Ega en verano y en menor medida en el río Arga en estiaje.

En definitiva, la nueva zona regable consolidará el sector agroalimentario, que da empleo en la Comunidad Foral a 25.000 personas. A ello se suman también los beneficios de equilibrio territorial y los beneficios medioambientales del Canal.