Descargas

UPN de Pamplona lamenta que PSN pacte con Bildu modificar los presupuestos en 6,5 millones de euros

(UPN/5.2.14)El Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha rechazado hoy la maniobra de la oposición nacionalista que junto, al PSN, ha pactado una serie de «irresponsables enmiendas» a la modificación presupuestaria propuesta por el equipo de Gobierno regionalista. Además, UPN ha denunciado la maniobra del PSN, «que mientras rechazaba hablar con UPN insistiendo en que se debía hablar con todos, ocultaba  su negociación con Bildu y el resto de nacionalistas», han explicado los regionalistas.

«El PSN se ha burlado de los pamploneses cuando justificaba su rechazo presupuestario por la supuesta falta de diálogo de UPN con el resto de grupos municipales. En realidad, eso de que había que hablar con todos, era una excusa para poder hablar con todos, menos con UPN, que es el partido en el que más pamploneses confiaron en las últimas elecciones», han señalado.

Según UPN, “el PSN ha formalizado el pacto con Bildu y el resto de nacionalistas a la luz de todos los pamploneses, haciéndolo público incluso desde la portavocía de Geroa Bai, un gesto que demuestra su sometimiento a los nacionalistas en Pamplona”.

Los regionalistas han destacado además “la nula originalidad de la propuesta de la oposición que se limita a retocar partidas ya propuestas por UPN”. «Todo lo que tienen que aportar a Pamplona parece ser una partida para cambiar los carteles de nuestra ciudad aumentando la presencia del euskera en Pamplona. Esa es su única apuesta original», han asegurado.

Sin embargo, UPN ha explicado que para la elaboración de su propuesta socialistas y nacionalistas «han desmantelado partidas necesarias para el funcionamiento municipal», como las dedicadas a informática o a la reparación y mantenimiento de la ciudad.

«Los pamploneses han de saber que si durante este año no se puede arreglar la acera frente a su casa o los baches de una calzada es porque así lo han decidido los grupos de la oposición», han afirmado.

Según los regionalistas, «en contra de la trayectoria de las últimas décadas, Pamplona será a final de 2014 una ciudad peor cuidada que hoy, una perspectiva a la que le han condenado socialistas y nacionalistas al recortar más de la mitad de lo presupuestado para actuaciones en la vía pública».

Por otra parte UPN ha subrayado «la gravedad» del recorte de la partida dedicada a informática, «una partida de posiblemente poca venta política, pero vital para el funcionamiento diario de la administración municipal, un hecho que la oposición conoce, aunque haya optado por la irresponsabilidad y el rédito político».

«La oposición, pese a llenarse la boca hablando de smart cities, conoce que su decisión conlleva que todo el Ayuntamiento se quede sin soporte para el sistema operativo en el que funcionan todas sus aplicaciones, utilizadas en todas las áreas, y con equipos obsoletos que impiden la actualización con los programas que son necesarios para un funcionamiento eficiente y eficaz y sobre todo seguro de un Ayuntamiento que ha hecho de la modernidad uno de sus ejes fundamentales», han explicado.