Descargas

UPN pide en el Congreso que terroristas y pederastas no puedan dar clases

(UPN/22.11.13) UPN va a presentar una enmienda a la reforma del Código Penal que tramita el Congreso para impedir que grandes delincuentes condenados por delitos de pederastia, xenofobia o terrorismo, ya sea de ETA o islamista, no puedan ser profesores.

Así lo ha explicado hoy mismo Carlos Salvador, diputado de UPN, quien se ha reunido esta semana con los secretarios de Estado de Interior y de Justicia para abordar la preocupación de Unión del Pueblo Navarro con este tema.

En concreto, se trataría de establecer en el Código Penal una pena de inhabilitación especial para la profesión docente, incluso en el ámbito de ocio y tiempo libre, para este tipo de delincuentes, teniendo en cuenta la gravedad del delito, su número y las circunstancias de cada uno de los condenados.

Además, UPN pedirá la comparecencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díez, para que explique el contenido del informe de la Guardia Civil que alerta de una estrategia clara y definida de los ideólogos de ETA para instrumentalizar la enseñanza y justificar o enaltecer los crímenes de la banda terrorista.

Un informe que desvela datos tan preocupantes como que el cinco por ciento de los profesores en Navarra han tenido vinculación con ETA y un 26 por ciento con la izquierda abertzale. Para UPN, éste es un problema grave. “Imaginemos a nuestros hijos recibiendo clases de personas con un historial delictivo como el de los excarcelados de la banda», ha subrayado Salvador.

UPN comparte la preocupación que nos trasladan muchos ciudadanos en torno a esta cuestión. Por ello, hemos puesto en marcha iniciativas en el Congreso de los Diputados para evitar por todos los medios que la izquierda abertzale utilice la educación navarra para sus fines.

Además de las reuniones ya celebradas con los secretarios de Estado de Interior y de Justicia, Carlos Salvador, se reunirá la próxima semana con otros grupos parlamentarios para buscar apoyos a su iniciativa.

Nuestro Partido pretende acotar los beneficios de quienes, atentando contra el sistema democrático, pretenden aprovecharse precisamente de él, así como evitar que en la batalla por el relato de la verdad histórica, quienes han utilizado la violencia, puedan banalizar la historia criminal de ETA, reescribir la verdad histórica o humillar a las víctimas.