Descargas

El Servicio de Atención Domiciliaria apoyó a casi 4.000 personas en 2012

(UPN/29.10.13) El Servicio de Atención Domiciliaria (SAD) apoyó el año pasado a 3.892 usuarios en Pamplona, repartidos en 1.340 domicilios que disfrutaron de un total de 184.222 horas de atención. Además del servicio de atención personal en el domicilio, el SAD también ofrece un servicio de alimentación por el que se llevan comidas y cenas a casas de los usuarios y otro servicio de lavandería.

Así, en 2012, del total de atenciones y teniendo en cuenta que una persona puede recibir más de un servicio, un 86,65% fueron actuaciones de atención personal; un 30,24%, de servicio de alimentación; y un 3,41%, del servicio de lavandería. Hay que destacar que las demandas de servicio se reciben en las unidades de barrio, donde el personal de trabajo social valora la situación y establece el diagnóstico.

Esta misma mañana, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona ha acordado adjudicar el contrato de prestación del Servicio de Atención Domiciliaria a la empresa Servisar Servicios Sociales, S.L., que se encargará de su realización desde el 1 de diciembre de este año hasta el 31 de diciembre de 2015.

El importe de la adjudicación asciende a 5.248.152 euros, IVA incluido. Ese importe se reparte en tres periodos: 249.912 euros para llevar a cabo el servicio durante el mes de diciembre de 2013; 2.998.944 euros para el desempeño de las funciones durante el año 2014; y otros 1.999.296 euros para el año 2015. El precio por hora de servicio se establece en 24,03 euros, IVA no incluido, y está previsto que se ofrezcan un máximo de 120.000 horas de servicio anuales. A la licitación, publicada el pasado mes de julio, se presentaron cinco empresas.

El SAD es un servicio municipal que se dirige a personas residentes en Pamplona que presentan limitaciones para la cobertura de sus necesidades básicas en su medio habitual. Ofrece atención directa hasta un máximo de dos horas diarias en el propio hogar de la persona destinataria mediante el desarrollo de actividades de apoyo en la realización de tareas domésticas, la atención personal e higiene y el acompañamiento en la integración social. De esta forma, los usuarios pueden seguir viviendo en su entorno habitual. La atención puede tener carácter temporal o permanente.