Descargas

UPN propondrá que el pleno de Pamplona repruebe a Romeo si no exige “de forma clara y rotunda la disolución sin condiciones de ETA”

(UPN/7.5.2013) El Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona propondrá que el Pleno del Consistorio repruebe este jueves a Aritz Romeo y a todos aquellos concejales que “no sean capaces de exigir la disolución sin condiciones de ETA”. Los regionalistas presentan esta iniciativa después de que en el último pleno el concejal de Aralar, formación ahora integrada en EH-Bildu, afirmara que ETA no debe disolverse sin que antes concurran otras circunstancias.

En este sentido, UPN ofrecerá a todos los grupos la posibilidad de “exigir de forma clara y rotunda a ETA su inmediata disolución sin ninguna condición”, como punto previo a la propuesta de reprobación de aquellos concejales que no sean capaces de pedir el final sin condiciones de una banda terrorista.

“ETA ha asesinado a 829 personas y pese a que ha pasado más de un año desde su anuncio de cese definitivo de la violencia, sigue existiendo como organización armada”, han explicado para concluir que “el hecho de que un representante político de esta ciudad avale su existencia y entienda que existen motivos para no disolverse, es un hecho muy grave que no podemos pasar por alto”.

Enmienda de sustitución de Nabai

Por otra parte, UPN ha anunciado también que votará en contra de la enmienda de sustitución que Nabai ha presentado a esta propuesta y que evita pronunciarse sobre la exigencia de disolución a ETA para centrar la responsabilidad en los Gobiernos de España y de Navarra, pidiendo que colaboren con el llamado grupo internacional de contacto.

“La responsabilidad de su disolución corresponde únicamente a aquellos que llevan décadas ejerciendo el terror e intentando imponer su postura por medio de las armas… y cualquier propuesta alternativa no es más que enredos lingüisticos que pretenden esconder posturas tibias y equidistantes”, han asegurado.

Los regionalistas han considerado esta enmienda “un quiebro más en un tema que debería ser muy sencillo para cualquier demócrata”.

“Exigir la disolución sin condiciones de una banda de asesinos, es un mínimo ético que no debería suponer tanta dificultad ni motivar esforzados enredos de ningún grupo municipal”, han afirmado.