Descargas

UPN, con más razones frente a la demanda de Uxue Barkos

La diputada de Geroa Bai, Uxue Barkos, presentó una demanda contra UPN por entender que algunas de afirmaciones de UPN en relación con su patrimonio atentaban contra su honor. UPN habló de la hipocresía de la diputada y concejala de Geroa Bai al hablar de sueldos y dietas, siendo la política que más cobra de Navarra, ya que recibe retribuciones de dos instituciones públicas al mismo tiempo. Las pruebas y las noticias que estamos conociendo nos dan la razón.

Durante los últimos meses hemos asistido a un ir y venir de informaciones sobre el sueldo, el patrimonio y el trabajo que Uxue Barkos, diputada y concejala de Geroa Bai, desarrolla en el Ayuntamiento y en el Congreso de los Diputados.

Hemos podido constatar cómo Uxue Barkos ha facturado diversas reuniones de grupo, presuntamente de forma irregular, cómo ocultó al Congreso sus ingresos en el Ayuntamiento de Pamplona, cómo faltó a la verdad ofreciendo cifras que no se corresponden con la realidad, cómo ha recibido retribuciones de dos instituciones públicas al mismo tiempo, siendo la política que más cobra de Navarra y atreviéndose a criticar los sueldos de otros políticos y cómo ha modificado su declaración de ingresos en varias ocasiones tras descubrirse que lo declarado por ella misma no reflejaba las retribuciones públicas realmente percibidas.

Ha sido un ir y venir de información sobre la diputada de Geroa Bai que demuestra las sombras que existen en torno a sus retribuciones. Uxue Barkos cobra más de 100.000 euros en su doble condición de concejala y diputada, 30.000 más de lo que ella ha reconocido públicamente.

Posteriormente, se supo que pidió en el Congreso una subvención de 150.000 euros para una empresa en la que tenía 200 acciones y recientemente se ha sabido que factura, de manera presuntamente irregular, dietas al Ayuntamiento de Pamplona.

UPN considera que Uxue Barkos está inhabilitada para ocupar ningún cargo público y exige a la diputada nacionalista que ponga luz y taquígrafos sobre su patrimonio y sus ingresos.

Supone un ejercicio de hipocresía máxima que Barkos se erija ahora en adalid de la transparencia y la honradez política. Uxue Barkos debe dar muchas explicaciones a los ciudadanos. Le emplazamos, como lo hemos hecho en numerosas ocasiones, a reconocer con sinceridad su patrimonio.