Descargas

Fracasa la moción de censura de Bildu, cuyo único objetivo era presentar en sociedad la nueva Batasuna

La moción de censura contra Yolanda Barcina ha fracasado. Se ha demostrado que no hay alternativa al Gobierno de UPN. Esta moción, que ayer se debatió y se votó en el Parlamento de Navarra, ni ha sido constructiva, ni alternativa, solo es uno de los muchos intentos de debilitar al Gobierno de UPN.

Una vez que la moción no ha salido adelante, solo cabe esperar que la oposición deje de tratar obstaculizar las iniciativas que UPN propone y permita que el Gobierno pueda seguir trabajando en beneficio de los navarros.

Esta moción de censura, promovida por Bildu y Aralar-Nabai, se fraguó como un plan de marketing preparado por los grupos abertzales para intentar desestabilizar el Gobierno de Navarra y obstaculizar su funcionamiento, así como para presentar en sociedad la refundación de Batasuna o la marca que vaya a concurrir a las próximas elecciones.

El objetivo último y principal ha sido conseguir la independencia de Navarra de España, lograr una ‘Euskal Herria’ unida y anexionar Navarra al País Vasco, todo ello aprovechando la actual situación de crisis económica. Ésa es la única intención de los nacionalistas.

UPN tiene la legitimidad que le dan los votos y el Parlamento para gobernar Navarra. Obtuvimos en las pasadas elecciones el apoyo mayoritario de los navarros, por lo que pedimos respeto para la voluntad popular, que fue expresada en las urnas democráticamente. Algunos se arrojan una representatividad de los ciudadanos que no tienen, porque UPN es el primer partido político en Navarra y cuenta con el doble de votos que el segundo partido.

No es momento de adelantos electorales, algo que solicitan insistentemente, día tras días, varios grupos políticos que se encuentran en la oposición. Las elecciones anticipadas no son buenas para Navarra porque no van a solucionar los verdaderos problemas que tiene nuestra comunidad, el principal de ellos el desempleo.

El fracaso de la moción de censura refuerza al Gobierno de Navarra y a su presidenta, Yolanda Barcina, y evidencia que UPN es el único partido político capaz de gobernar Navarra.

UPN se está esforzando y trabaja cada día para lograr acuerdos que contribuyan a conseguir estabilidad para Navarra. Pedimos al Partido Socialista que se aleje de todo personalismo y se sume al consenso para dar estabilidad a Navarra y contribuir a mejorar el grado de bienestar de los navarros.

Ante la situación actual, UPN emplaza al resto de partidos, como lo ha hecho siempre, a trabajar por el interés general de Navarra y por los ciudadanos, por encima de cualquier interés partidista.