Descargas

Barcina: «ETA no puede desaparecer con honores, no nos conformamos con que dejen de asesinar»

(Agencias/21.3.12) La presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, ha abogado este miércoles por «recuperar y poner en valor» la voz de las víctimas del terrorismo y ha acusado a la izquierda abertzale y los cargos de Bildu de aplicar «el totalitarismo político» donde gobiernan. «ETA no puede desaparecer con honores, no nos conformamos con que dejen de asesinar», ha avisado.

Durante la conferencia inaugural del seminario ‘El futuro del País Vasco y de Navarra. El relato de las víctimas del terrorismo’, organizado por el Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo de la Universidad San Pablo CEU, Barcina ha pedido que no se permita que el asesinato de todas las víctimas de ETA «haya servido para lograr ningún tipo de objetivo político», algo que «no sería de justicia».

«No se trata de clamar venganza, ni revancha, ni mucho menos de poner palos en las ruedas ante el nuevo escenario del fin de la violencia etarra, tal y como nos acusan constantemente desde el entorno de Batasuna, Bildu y Amaiur», ha dejado claro antes de darles la bienvenida a la democracia y desearles que se queden en ella «para siempre».

Según ha insistido, el objetivo sería crear entre todos una sociedad «plural, libre, democrática y donde el odio no tenga cabida»; pero nunca una sociedad «sin memoria o basada en la injusticia o en la indignidad de equiparar a víctimas con verdugos». «La izquierda abertzale tiene que reconocer y reparar el enorme daño humano social y político que ha generado -ha reivindicado–. ETA no puede desaparecer con honores, no nos conformamos con que dejen de asesinar. Reclamamos jugar en igualdad de condiciones».

VERGÜENZA EN ETXARRI ARANATZ, LEITZA O VILLAVA

Barcina se ha marcado como objetivo «recuperar los espacios de libertad» perdidos durante las últimas décadas en Navarra y ha insistido en la responsabilidad de los cargos de Bildu, subrayando sus declaraciones con el repaso de «hechos rotundos y vergonzosos» que, «por mucho que intenten negar los alcaldes de Bildu, jamás podrán eliminar de su historia y de su legado».

La presidenta ha puesto como ejemplo el caso del municipio de Etxarri Aranatz, donde «la izquierda abertzale ha impuesto un proyecto totalitario» y sus calles son «un continuo mausoleo en homenaje a ETA y a sus terroristas». «Todo lo que no sea completamente como ellos no tiene derecho a existir», ha denunciado al recordar las pintadas amenazantes que hay incluso en la antigua sede de Eusko Alkartasuna.

La misma situación se da en la casa del exalcalde de la localidad Jesús Ulayar, asesinado por ETA en 1979, que también está llena de pintadas amenazantes, o el lugar donde fue asesinado, donde hoy están ubicados los cubos de basura. «Hoy es el día en que los asesinos de Jesús Ulayar siguen siendo hijos predilectos del pueblo, a propuesta del entonces alcalde de Herri Batasuna, hoy en Bildu», ha lamentado Barcina.

En este sentido, ha continuado rememorando los casos de Leitza o de Villava y también ha denunciado los problemas que sufre UPN para encontrar candidatos para sus listas electorales debido a «la presión y la violencia de la izquierda abertzale».

Por todo ello, Barcina ha insistido en la necesidad de recuperar la memoria de las víctimas, que «implica poner números, rostros, nombres y apellidos a la barbarie que han generado ETA y sus simpatizantes». Según ha recordado, el objetivo de ETA siempre ha sido «aterrorizar, expulsar o eliminar físicamente» al rival político «siguiendo un patrón de exterminio ideológico» con tintes de «genocidio político».

EVITAR QUE ETA LOGRE SUS OBJETIVOS POLÍTICOS

«Recopilar y poner en valor el relato de las víctimas es, sin duda, la mejor manera de recuperar los espacios de libertad que el terror ha usurpado a la democracia. Nuestro deber es el de evitar que la izquierda abertzale logre alcanzar sus objetivos políticos gracias al terror sembrado durante 50 años», ha reivindicado.

La presidenta navarra ha avisado de que la democracia «habrá perdido la batalla» si, después de «50 años de imposición sistemática del terror», la banda logra «cumplir sus objetivos». «Debemos poner todos nuestros esfuerzos en evitarlo», ha exigido antes de pedir que los terroristas sean homenajeados, que los vecinos no nacionalistas no sean tratado «como ciudadanos de tercera categoría» y «poder competir en igualdad de condiciones y libertad en las elecciones».

Barcina se ha comprometido a recopilar y difundir todos los casos de violencia y coacción que sufridos por los ciudadanos «por parte de los fundamentalistas de ETA y sus simpatizantes» y ha mostrado su apoyo a todas las iniciativas que se lleven a cabo para permitir la vuelta a sus hogares de las personas «que han tenido que huir por el miedo» o, en cualquier caso, facilitarles el voto en sus pueblos y comunidades de origen.

«Buena parte de las víctimas aún no tienen rostro, nombre, ni apellidos. Si no nos esforzamos en recuperar sus testimonios, sus historias, corremos el riesgo de que la historia olvide esta época negra que hemos sufrido, con el consiguiente riesgo de volver a repetirla», ha advertido.