Descargas

De corazón a corazón

Algunos creen que los políticos estamos sólo para discutir. A veces, es verdad que debatimos. Y a fondo. Lo que en ocasiones enriquece el análisis y las soluciones. Otras, cuando entra en juego la demagogia, y no digamos ya la descalificación, o cuando unos tiran los “trastos” a la cabeza de otros, las polémicas no enriquecen nada. Al revés.

Los políticos debemos estar, fundamentalmente, para servir. Para ser útiles a la sociedad a la que representamos; para favorecer los intereses generales, el bien común.

Hoy quiero contaros una iniciativa reciente que ha llevado a cabo el Equipo municipal de Gobierno de Yolanda Barcina.

Del 11 al 15 de abril pasado, desde el Ayuntamiento de Pamplona organizamos el XV Foro Pamplona Joven bajo el título: “Trasplantes: Generosidad que da vida”. Tal y como se destacaba en el folleto anunciador tratábamos de llevar a cabo una serie de actividades de reflexión y sensibilización en torno a la donación de órganos. Y creo, sinceramente, que lo hemos conseguido.

Muchos y muy interesantes han sido los actos que han tenido lugar en nuestra Casa de la Juventud. Muchos los intervinientes, a los que desde aquí quiero dar las gracias públicamente: a los expertos, a las asociaciones y entidades que promueven las donaciones, a quienes les apoyan, o a los propios trasplantados: personas que viven hoy y vivirán en el futuro gracias a un acto gratuito pero de enorme valor de otra persona, de otra familia, anónima y altruista.

Hemos hablado de valores, de solidaridad, de compromiso, de esperanza. Uno de los objetivos que claramente pretendíamos, el de hacer llegar información a todos los ciudadanos y en especial a los jóvenes, se ha cumplido con creces. Ello, gracias en buena parte a los distintos medios de comunicación que, de una u otra manera, han ido dando cuenta del foro joven o han llevado a cabo entrevistas o reportajes con alguno de los intervinientes. Desde aquí, muchas gracias a todos por esa labor difusora de prensa, radio, televisión e Internet.

Si algo produce satisfacción, eso es intentar ayudar a los demás: los órganos que unos necesitan de forma vital pueden donarse por parte de quienes ya no los precisan: Esa generosidad da vida. La da por parte de unos en favor de otros: sin distinción de raza, credo, sexo o condición social. En general es una generosidad “ciega” y muy valiosa. Basta ser compatible.

Navarra siempre ha sabido y sabe hoy ser solidaria, generosa. En las donaciones de sangre y en las de órganos o tejidos en general, también. Y lo importante no es estar ahí, a la cabeza del altruismo, sino mantenerse. El relevo generacional es esencial.

De ahí la organización de estas jornadas. Queremos poner corazón. O médula. O riñón. O pulmones. O… Vida. Esperanza. Futuro.