Descargas

El mismo perro con distinto collar

En el blog de esta semana,  como no podía ser de otra manera, hablaré sobre el nuevo partido de la izquierda abertzale denominado Sortu, o lo que es lo mismo, sobre la nueva formación política que Batasuna-ETA ha creado, para intentar burlar la ley de partidos y entrar de nuevo en las instituciones.

Tras la presentación oficial anunciada en todos los medios a bombo y platillo (desde mi opinión los medios de comunicación no tendrían que dar tanta trascendencia a lo que dice una organización terrorista, ya que esa notoriedad es lo que ellos anhelan) la única diferencia que sacó respecto a la anterior ANV, es su rechazo a la violencia, incluida la etarra.

Pero ojo, no nos engañemos y tiremos cohetes, ya que han tenido la oportunidad y no lo han hecho de condenar la existencia de ETA. No han pedido perdón a las víctimas, ni han hecho una mención expresa al sufrimiento que han causado durante todos estos años. No exigen el final de esa banda de asesinos, que no olvidemos no han entregado las armas ni han renunciado a sus objetivos, sino que tan solo han anunciado una nueva tregua trampa con la que facilitar las cosas a su brazo político, para intentar meter otro gol a al estado de derecho colándose en las instituciones.

Sí, yo creo que todo esto es simplemente una estrategia. Una estrategia con la que intentar burlar la ley de partidos, con la que intentar torear de nuevo al Gobierno de ZP. Uno no se vuelve demócrata de un día para otro, al no ser que sea consecuencia de una estrategia para lograr algo. Si de verdad estuvieran arrepentidos y creyeran exclusivamente en las vías pacíficas para lograr sus objetivos, no tendrían reparos en condenar expresamente a ETA y pedir perdón a toda la sociedad, pero a día de hoy no hemos visto nada de eso, tan sólo un tímido rechazo por intereses de la violencia.

Y no debemos de olvidar que Batasuna no está ilegalizada por el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, sólo por no rechazar la violencia, sino que está ilegalizada por ser parte de ETA, por tener su misma estrategia y ser en su esencia antidemocrático. Y desde mi opinión a día de hoy todo eso sigue igual. ETA sigue existiendo y Batasuna-Sortu sigue siendo una parte de ella, ambos siguen siendo lo mismo, a pesar de intentar disimularlo con una careta.

Por lo que el Gobierno de ZP, no puede volver a cometer el mismo error que cometió en los pasados comicios, no puede volver a dejar que Batasuna esté en las instituciones, ya que con su presencia se coarta la libertad de todos los demócratas, se coarta la libertad de todos los que no utilizamos las pistolas para intentar llevar a cabo nuestras ideas. El hecho de que en un mismo ayuntamiento estén sentados frente a frente, gente que cada vez que sale a la calle tiene que ir con escoltas por su seguridad, y gente que ante asesinatos de compañeros suyos de corporación tan sólo calla e incluso lo celebra, es totalmente inmoral, indigno e impropio de un Estado de Derecho.