Descargas

Salesianos, una apuesta por la FP en Navarra

(UPN/21.1.11) El Gobierno de Navarra, los ayuntamientos de Pamplona y Egüés y la Congregación Salesiana han firmado un protocolo de colaboración para el traslado del Centro de Formación Profesional de Salesianos en Pamplona a una nueva ubicación en el Valle de Egüés, que tendrá capacidad para alojar a los cerca de 800 alumnos de formación profesional que cursan los estudios en la actualidad.

El colegio de Salesianos, durante sus más de 80 años de labor en Pamplona, ha logrado formar a miles de jóvenes procedentes de toda Navarra. En la actualidad, necesita más espacio para continuar su tarea y seguir prestando ese servicio a la Comunidad Foral. Su actual ubicación en el centro de Pamplona no le permite crecer y carecen de los recursos necesarios para acometer un centro puntero en formación profesional.

Por ello, el Gobierno de Navarra va a adelantar la dotación económica necesaria para construir un moderno centro en Sarriguren y a cambio la Institución Salesiana entregará su patrimonio (el actual centro en la Calle Aralar de Pamplona) al Gobierno de Navarra para que éste lo gestione en un futuro y consiga los beneficios económicos que costeen la construcción del Colegio. Si además, como es previsible, el Gobierno de Navarra obtuviese alguna plusvalía, ésta se destinará de forma obligatoria a la promoción de vivienda protegida.

Por todo ello:

– La actuación para el traslado de Salesianos tiene por objeto garantizar el futuro de la formación profesional en Navarra.

– Esta finalidad aún se justifica más en una situación de profunda crisis económica, en la que reforzar la preparación y especialización de los jóvenes puede ser determinante para la creación de empleo.

– Una apuesta por la formación profesional que no merece ningún interés a formaciones como Nabai o IU, que solamente se guían por sus prejuicios ideológicos sin tener en cuenta la solvencia que la institución salesiana ha ofrecido a miles de jóvenes navarros que han obtenido la formación adecuada para trabajar.

– Como resumía el máximo responsable de la Comunidad Salesiana al presentar el nuevo proyecto: “A los salesianos, la calle Aralar de Pamplona se ha quedado pequeña”, de forma que en las actuales instalaciones resulta imposible desempeñar la labor de formación con las exigencias que requieren los tiempos actuales y futuros.

– Los partidos que se oponen de forma sistemática y repetitiva a este importante proyecto también ignoran que las plusvalías de la operación que sustenta este traslado supondrán una fuente de recursos para la actuación social en materia de vivienda, ya que se van a dedicar a vivienda protegida.

– Además, incurren en una contradicción, pues cuando esta iniciativa la proponía un agente privado censuraban la operación por entender que se trataba de un beneficioso negocio urbanístico para un promotor privado. Ahora que los beneficios van a ser públicos, también la critican, alegando que es una operación “ruinosa” para las arcas públicas. Sostienen una cosa y la contraria con tal de permanecer en el “no”.

– Olvidan un aspecto fundamental de esta iniciativa y es que la gestión del traslado del centro -construcción y gestión del solar de la calle Aralar- va a llevarse a cabo desde las instituciones públicas y, por tanto, la transparencia va a ser una condición indispensable de toda la actuación.

– Cada euro afectado por todo el proyecto va a estar sujeto a control de todos los organismos públicos, como la Cámara de Comptos, el Parlamento de Navarra y los ayuntamientos afectados.