Descargas

Miguel Sanz plasma su trayectoria personal y política en el libro «Pasar página»

(DN/22.12.2010) Si algo caracteriza al presidente Miguel Sanz es que es un hombre directo que dice lo que piensa. Se esté o no de acuerdo con él. Algo que queda patente en su libro Pasar página, que ayer presentó UPN en el transcurso de su fiesta navideña. Sanz habla de su vida personal, repasa su trayectoria política y opina sobre los políticos que ha conocido.

Cargos, afiliados y simpatizantes llenaron ayer uno de los salones del hotel NH Iruña Park, en una fiesta que se convirtió en un homenaje al presidente. Abrió el acto el delegado del Gobierno foral en Madrid, Salvador Estévanez, quien destacó el «saludable tono de contención» que ha utilizado el presidente del Gobierno en la valoración de sus adversarios políticos. Por si acaso, Miguel Sanz dijo: «Si a alguien he podido faltarle, que me perdone, pero es mi pensamiento y mi sentimiento».

El presidente, que recibió una larga ovación, advirtió que su intervención sería corta. «Lo que tenía que decir, ya lo he dicho en el libro. Y lo que me faltaría por decir, si no lo he dicho en el libro es porque no es conveniente, no tanto para mí, sino para el partido». La presidenta de UPN, Yolanda Barcina, autora del prólogo, cerró el acto. «Ha sido un regalo tener a Miguel liderando el partido y a Navarra», destacó.

Su futuro personal

El presidente dedica una parte del libro a su vida personal. Relata cómo sus abuelos estuvieron en la Guerra Civil en distintos frentes, habla de su vida en Corella, su pasión por el fútbol, su paso por la mili y su familia. También de su futuro tras el Gobierno. Ha acabado la carrera de Humanidades y está estudiando inglés. Sanz anuncia que se tomará un pequeño tiempo de reflexión. Cuenta que ya está planificando algunas cosas y que ha tenido proposiciones que ha dejado «congeladas» hasta que acabe su etapa en el Gobierno. No tiene claro si compatibilizará su actividad profesional con algún cargo público, aunque afirma que no le gustaría ir ni al Parlamento Europeo ni al Senado. «De momento sólo tengo propuestas fuera de la política». Y quiere seguir viviendo en Navarra.

En su trayectoria política, recuerda, entre otros, los duros momentos que vivió en UPN, cuando se encontró entre Jesús Aizpún, presidente del partido, y Juan Cruz Alli, presidente del Gobierno. Él era vicepresidente de ambos, partido y Ejecutivo. «Hubo un momento en que comprendí que las bicefalias no son buenas», cuenta en el libro. En 1994 llegó a presentar su dimisión como vicepresidente del Gobierno, pero Alli no la aceptó. El entonces presidente dejaría un año después UPN para fundar Convergencia.

Su visión sobre CDN

Sanz habla del futuro de CDN, un partido que, en su opinión, «hoy no tiene espacio». Reconoce que un acuerdo preelectoral UPN- CDN «es muy difícil, pues las pretensiones son muy elevadas y el mercado electoral y sociológico dice que esa opción vale muy poco». Pero acto seguido, agrega que «hay que ser generoso con quien ha demostrado en muchas ocasiones lealtad». «A pesar de que el mercado valore al CDN en muy poco, yo soy partidario de añadir un plus que nos permita alcanzar un acuerdo. Pero claro, no soy partidario de que se añada o se pague lo que no se vale», agrega el presidente en el libro.