Descargas

Estado de alarma y controladores

En el blog de esta semana hablaré sobre el conflicto que se ha originado entre los controladores aéreos y el Gobierno, conflicto que ha provocado que por primera vez en la historia democrática de España se haya decretado el estado de alarma.

En primer lugar, me gustaría dejar claro que me parece una auténtica vergüenza la huelga encubierta que ha realizado este colectivo, incumpliendo todos los servicios mínimos y dejando en unas fechas tan importantes, no olvidemos que estamos hablando del puente más largo del año, a miles de viajeros en tierra.

Por poner tan sólo un par de ejemplos, unas amigas que se iban de vacaciones a Túnez tuvieron que pasar el puente en Madrid debido a la cancelación de su vuelo y los padres de otro amigo no pudieron ir desde Pamplona hacia Praga por el mismo motivo.

Pero no sólo se han visto perjudicados los usuarios del transporte aéreo, sino que esta  huelga ilegal también ha perjudicado, y mucho, a las agencias de viajes, las empresas hoteleras y, en definitiva, a todos los negocios que están relacionados con el turismo, dejándoles en una situación bastante delicada.

Por eso me parece correcta la actuación del Gobierno, me parece correcto que haya militarizado el espacio aéreo y decretado por primera vez en la historia el estado de alarma, ya que desde mi opinión era la manera más rápida y eficaz de garantizar la libre circulación de los ciudadanos y restablecer la normalidad en el transporte aéreo. Y es que nos encontrábamos en una situación límite, por lo que era necesaria una respuesta contundente.

Se podrá criticar que Zapatero no haya dado la cara hasta el lunes, dejando con el marrón primero al ministro Blanco y después a Rubalcaba. Se podrá criticar que se pretendiera aplicar a los cabecillas de este levantamiento el código penal  militar a pesar de que éste  tan sólo es aplicable cuando se decreta el estado de sitio y no el de alarma. Se podrá criticar que el Gobierno no haya sabido negociar con este colectivo sus condiciones laborales, ya que al fin y al cabo los privilegios que desde el Gobierno se dice que tienen no son tales, ya que esos les fueron otorgados por el propio ministerio de fomento en 1999 con la firma de un convenio colectivo entre la Administración y los controladores, siendo mantenidos por el resto de Gobiernos, convirtiéndose así en derechos adquiridos.

En definitiva, se podrá criticar muchas cosas de la actuación del Gobierno, pero lo cierto es que en el fondo creo que adoptaron la medida más rápida y contundente con la que devolver la normalidad al transporte aéreo, ya que el derecho a la huelga (huelga que no cumplía la legalidad) nunca puede vulnerar a otro derecho como es el de la libre circulación de las personas.