Descargas

Lacra social

Desgraciadamente hoy 25 de noviembre es el dia internacional de la  lucha contra la violencia de genero. Y  lo digo con tristeza porque seria maravilloso que este dia nunca lo tuviéramos que celebrar.

64 mujeres han muerte este año a manos de sus parejas y lamento cada una de estas muertes, pero muchas mujeres sufren en silencio, sumidas en su infierno, viven muertas de miedo sometidas a aquel hombre en quien confiaron e incluso  les llego a parecer el mas maravilloso del mundo.

La violencia en si es deplorable e injustificable pero esta además me resulta especialmente  repugnante.

Porque no solo es violencia el hecho del empleo de la fuerza física, la agresión física sobre las mujeres. También es violencia el dominio que ejerce el hombre sobre la mujer y el sometimiento al que se ve abocado ella. La agresión psicológica, el no vales para nada, el debes servirme, el solo eres para mi, atenta a la dignidad de cada una de las mujeres

Acabar con la violencia de género es uno de los mayores desafíos de nuestra sociedad , pero este camino es muy largo y duro y queda mucho por recorrer..

La buena noticia, si es que se puede hablar de buenas noticias, es que cada vez son más las mujeres que han comprendido que no se trata de un problema personal que han de esconder en su intimidad, sino que es un problema social al que tenemos que buscar solución entre todos.

No podemos olvidarnos de todas aquellas mujeres que han supero sus miedos y con mucho esfuerzo han conseguido abandonar este infierno, deben empezar de cero, superar numerosos problemas laborales y sociales. Todos debemos esforzarnos en lograr la inserción laboral de estas mujeres, que puedan lograr un puesto de trabajo como elemento de recuperación y rehabilitación de su plena autonomía.

Pero tampoco podemos olvidarnos de los hijos, que muchas veces son testigos mudos de la violencia que ejerce su padre sobre su madre y que incluso a veces también reciben agresiones.

El camino que queda es muy largo y son muchos los ámbitos en los que hay que trabajar. Pero lo importante es que cada vez hagamos mayores esfuerzos en la protección integral de las mujeres. Que éstas abandonen sus miedos y se enfrenten a sus problemas. Que denuncien sus situación y que sean capaces de encontrar los medios para salir del infierno, sobre todo con la ayuda de todos