Descargas

Cambia la tele

Para escribir este post he hecho un pequeño seguimiento de los contenidos de la televisión y he seguido algunas informaciones en otros medios de comunicación. Tenía ganas de escribir sobre la televisión y es algo que haré en más ocasiones. En éste análisis me han surgido algunas cuestiones que voy a comentar.

En algunos momentos vislumbraba tiempos de cambio y percibía que cambia la televisión, pero luego me volvía a cuestionar ese cambio y me preguntaba ¿cambia la tele? En algunas otras ocasiones tenía una necesidad imperiosa de pulsar el mando y gritar a lo Mel Gibson en Braveheart ¡cambia la tele!

En los últimos años, hemos sufrido una proliferación de programas de cotilleos, famoseo y prensa rosa. De igual forma, en las parrillas televisivas han aflorado innumerables realities, como setas en los montes navarros en los meses otoñales. Pero para mí, el colmo, la gota que ha colmado el vaso, ha sido la relación matrimonial de la Esteban, eso sí, con sus respectivas crisis, reconciliaciones, cuernos y consiguiente separación. Ha sido tal el seguimiento que las cadenas televisivas han hecho, casi al minuto, que podemos decir que casi se ha realizado un reality sobre la Esteban. Como todo en la vida, lo poco gusta pero lo mucho cansa y yo ya estoy harto de la “Esteban” y me veo obligado al cambio. Gracias a Dios y a la TDT tenemos infinidad de alternativas a la altura del mando, si bien siempre nos queda la opción de pedirle al que posea el poder en ese momento en casa: ¡cambia la tele!

Algo está pasando en lo que afecta a la televisión que me hace sorprenderme y preguntarme ¿cambia la tele? En uno de esos días en los que el episodio “Esteban” estaba en pleno apogeo algunos optamos por engancharnos a la adaptación en mini-serie de televisión de esa gran novela “Los pilares de la tierra” y cuál fue mi sorpresa cuando al día siguiente leía en la prensa que esa mini-serie había superado en audiencia al culebrón “Esteban”. Quiero pensar que cambia la televisión o que más bien empezamos a cambiar los televidentes.