Descargas

Discurso íntegro de Carlos Salvador en el debate de las enmiendas a la totalidad de los PGE 2011

Señorías, ya en el debate sobre el techo de gasto, del pasado mes de julio, pudimos comprobar la incapacidad del Gobierno y de la oposición de ponerse de acuerdo en un tema tan importante como son los presupuestos.

Hoy, una vez más, dejamos constancia de uno de los síntomas más graves que padece nuestra política interna: Por un lado, un Gobierno que no consigue los apoyos estables necesarios para solucionar los graves problemas que asolan nuestro país a través de las grandes reformas que la situación requiere. Y, por otro, una oposición que no alcanza los apoyos suficientes para articular una alternativa para España, fundada en renovados valores políticos y morales, como el momento impone.

Ante esta situación de bloqueo el gobierno ha decidido, superar este trámite con el apoyo exclusivo, y parece entusiasta, de PNV y Coalición Canaria. Sólo a ellos es a los que habrá que responsabilizar de las consecuencias del mismo. Estos son los presupuestos del PSOE, PNV y Coalición Canaria.

Unos presupuestos más dirigidos a satisfacer intereses de parte  que a afrontar con decisión y coraje  la extrema gravedad del momento histórico que estamos atravesando.

Unos presupuestos que no nos gustan, que no son los nuestros,  pero que la aritmética parlamentaria, tras los acuerdos anunciados con algunos grupos, permite su tramitación.

Unión del Pueblo Navarro, una vez más y como hemos hecho hasta ahora todas las veces que hemos tenido la oportunidad de posicionarnos sobre los presupuestos de este gobierno,  no los votará favorablemente.

No les oculto que nos hubiera gustado votar a favor de unos Presupuestos que vinieran precedidos por un gran acuerdo entre socialistas y populares. Este era el momento. Pero no ha podido ser.

En Navarra, Señorías, la inmensa mayoría de los ciudadanos comparten la necesidad de encontrar espacios de colaboración entre diferentes que den garantía y estabilidad a las políticas institucionales.

Precisamente para muchos navarros, el grado de bienestar y progreso alcanzado en Navarra, uno de los mayores de España, se debe -además de a otros muchos factores- a la capacidad de llegar a acuerdos de sus responsables políticos en estos tiempos de crisis; al esfuerzo por intentar evitar los espacios de fricción naturales entre los partidos y las distintas opciones ideológicas; y a la convicción de que aún, entendiendo que puede ser sano un natural disenso partidista e ideológico, deben existir, en momentos de crisis total, lugares comunes para el análisis riguroso de la realidad, la eficiencia en la gestión, y la solidaridad con el que menos tiene o ha perdido.

No nos gustan los presupuestos, y desde luego tampoco en lo que respecta a Navarra. Detectamos notables carencias, que esperamos el propio partido socialista corrija, y sino tendrá un buen número de enmiendas de UPN para hacerlo.

Pero Señorías,  tampoco debemos utilizar nuestro voto, un voto como digo que no va a cambiar las mayorías pactadas,

– para torpedear una razonable estabilidad institucional en Navarra;

– ni para romper un acuerdo entre partidos constitucionalistas que es ,por cierto, similar al que hasta hoy se mantiene en el País Vasco;

– ni para dar satisfacción a los que sólo analizan la compleja realidad política Navarra desde la demagogia y el rencor;

– ni para dar ocasión o excusa a algunos socialistas de legitimar un pacto con el abertzalismo radical navarro al que siempre nos hemos opuesto.

En todo caso, si le añadiré, que no nos agradan señora Vicepresidenta algunas informaciones periodísticas o comentarios que extienden el pacto presupuestario con el PNV a otros asuntos ajenos absolutamente a la economía.

Sí puedo decirle que si cambian la política de firmeza contra ETA, Sra. Vicepresidenta, por nuevos “procesos políticos de paz” junto a los nacionalistas, nos volverán a tener enfrente liderando a la sociedad Navarra y espero a la española, frente a su gobierno.

La primera obligación de UPN con los ciudadanos navarros y con el resto de España, como partido con responsabilidad de Gobierno en Navarra, consiste en situar a la Comunidad Foral en las mayores cotas de bienestar y riqueza, lejos de aventuras independentistas.

Para ello trabajamos, también hoy con nuestra abstención a los presupuestos.

Pero constatamos, como decía al principio, que a la gravísima situación económica se unen hoy una nula voluntad de entendimiento, la irresponsabilidad compartida y, por encima de todo, la falta de concordia.

Un espíritu de concordia, que hoy, Señorías, duerme olvidado en los libros de historia contemporánea de España.

Un espíritu de concordia y superación que tanto nos dio en el pasado reciente, que tanto nos enseñó. Y que tanto echamos de menos.

Muchas gracias