Descargas

Stop accidentes de tráfico

Este fin de semana ha sido trágico en las carreteras navarras, 4 personas han muerto en 2 accidentes de tráfico que tuvieron lugar en la localidad de Corella, y que se suman a los fallecidos en otros puntos de la geografía española, un total de 25 personas muertas en la Operación Retorno, muy por encima de las once registradas el año anterior. Aunque en el conjunto del verano la cifra es ligeramente inferior a la del verano de 2009, según datos de la Dirección General de Tráfico hasta el 29 de agosto, lo que representa un descenso del 4,6 por ciento respecto a las 367 que se dejaron la vida en el mismo periodo de 2009.

Sobre los accidentes de tráfico, hemos de ser conscientes de que todos somos responsables. Hacemos de la velocidad una cultura y así nos va. Un fin de semana tras otro sumamos muertes. La carretera es una trampa mortal. Las cunetas son cementerios con cruces y flores. Los coches corren demasiado y acaban convirtiéndose en féretros para los jóvenes que quieren emular a Fernando Alonso. Parece que lo bueno es llegar cuanto antes. Ir despacio, no se lleva. Y todos miramos hacia otro lado. Hasta que nos toca.

O la sociedad cambia o la guerra del tráfico nos derrotará. ¿Para qué correr si sólo se llega antes a la muerte? ¿Ganar media hora y perder toda una vida?

El carné por puntos, la multiplicación de radares y sus correspondientes multas, la aplicación del Código Penal a conductores temerarios, todas ellas medidas impopulares para luchar contra los miles de muertos que se cobraban cada año las carreteras y que están dando sus frutos, los datos muestran un descenso en el número de muertos con respecto a años anteriores.

Nos dicen que el factor humano es el principal responsable de los accidentes de tráfico, es verdad, pero existe un factor social que incide sobre la conducta y en nombre de nuestra libertad individual y del todo vale, hemos suprimido límites, por ello la educación vial debe conseguir que los ciudadanos se impliquen en un proyecto que depende de todos y afecta a todos; la seguridad vial.

Pero no sólo los conductores son los responsables de los accidentes de tráfico, La administración tiene su parte de responsabilidad, se deben mejorar las infraestructuras y promover medidas para reducir el número de siniestros en colectivos vulnerables como los motoristas, los ciclistas, los peatones o la tercera edad.

Todos podemos ser víctimas y sólo si la sociedad se siente identificada con el drama, actúa. Somos nosotros, los ciudadanos quienes debemos despertar, porque mientras dormimos, nuestros seres queridos mueren en accidentes de tráfico.