Descargas

Curso a la fuga

En el momento en que estamos, a punto de celebrar el inicio del curso político en Cadreita y cansados de ver anunciar en todas partes el inicio del curso escolar o la vuelta al cole, he considerado oportuno hacer alguna reflexión. Coincidiréis conmigo que esto de iniciar el curso, sea de lo que sea, se ha convertido ya en un acto social más que marca la agenda de nuestras vidas cotidianas.

Cuando se empieza algo nuevo siempre se coge con mucha ilusión y con ganas de afrontar el reto, poniendo toda la carne en el asador. Todos auguran grandes éxitos en este nuevo curso y esperan superar los retos y sobrepasar o llegar al listón marcado.

Así lo ponían hoy de manifiesto muchos universitarios que empezaban el curso en las universidades de Navarra. Había alguno que vaticinaba que va a aprobar el curso e incluso la carrera con matrículas de honor. Yo no seré quien lo ponga en duda, y estoy convencido que habrá muchos de nuestros jóvenes que alcanzaran las máximas cotas de conocimiento con un expediente brillantísimo, pero ¿luego qué?

Nuestros jóvenes, los que pertenecerán a una de las generaciones mejor preparadas de la historia, cuando acaben sus estudios se tendrán que enfrentar a la dificultad de hacerse un hueco en el mercado laboral. Un amplio mundo en el que no basta con ser el que más talento tenga, de hecho muchos de los jóvenes más brillantes se ven abocados a abandonar nuestras fronteras para irse a países en expansión, como Dubai, China, Japón, Malasia….

Éste último era uno de los temas de tertulia de los comentaristas de una radio de ámbito nacional y coincido con ellos en que es una pena que tengamos que sufrir esa fuga de talentos. Más todavía cuando en estos momentos de dificultad  son imprescindibles para sacar adelante el futuro de nuestro País.