Descargas

Ganas de vivir

Esta semana lo he pasado mal, lo reconozco. Día y noche pendiente de la evolución del compañero de UPN y sobre todo amigo, Alfredo Jaime y su transplante de corazón. ¡Casi nada!

Las ganas de vivir, la fe, la ilusión por la vida, por su familia, por sus hijos, el espíritu de superación y la fuerza que da saberse una persona querida y respetada están siendo los ingredientes necesarios para su lenta recuperación.

Alfredo tiene un gran apoyo a su lado, su mujer, Juana Mari Blanco. Mujer integra, de recia fe, querida y admirada por muchos (yo soy su primer fan y ella ni lo sabe), comprometida en cuerpo y alma con el que más lo necesita, pendiente de todos y cada uno de nosotros y de todo lo que nos rodea y preocupa. Sus llamadas a tiempo y sus palabras llenas de paz, serenidad y sosiego contagian de verdad y nos remueven por dentro haciéndonos ver que en la vida también se puede, y se debe, ir haciendo el bien.

Esta semana ha sido crucial en sus vidas y de momento la cosa no va mal. Alfredo, Juana Mari: ¡Aquí me tenéis! ¡Aquí nos tenéis! A vuestra disposición. De momento a lo que nos habéis solicitado: a rezar y a pedirle a Dios que sea lo que tenga que ser… ¡pero que sea para bien y podamos seguir disfrutando de Alfredo en todo su esplendor! Lo demás ya lo pones, Alfredo, de tu parte… ¡las ganas de vivir! Como dicen en mi pueblo: ¡Mocé…a por todas!

Termino haciendo un llamamiento a quienes me habéis leído para que tomemos conciencia de la bondad de las donaciones de cualquier tipo. Cada una de ellas, de sangre, plasma u órganos son sinónimo de vida y de bien hacer. Dar algo de lo que nos sobra esta bien pero dar algo de nuestra propia vida no tiene precio y nos da, aún más, ¡ganas de vivir!