Descargas

Decisiones difíciles

Después de una semana dura y complicada políticamente hablando, en la que se han tenido que tomar decisiones difíciles espero que llegue la calma, que nos va a hacer falta, para seguir adoptando otras decisiones igual de difíciles y necesarias para salir de esta situación casi de quiebra económica en la que se encuentra España.

Por lo que hemos visto no sólo ha sido difícil para UPN tomar la decisión de abstenerse al Decreto de Zapatero, en el seno de los demás partidos también se ha vivido con intensidad este debate, prueba de ello esta noticia que recogía el diario EL MUNDO: “Duran ha reconocido haber recibido un aluvión de mensajes de militantes y simpatizantes indignados con la abstención de su grupo parlamentario, que salvó la cabeza de Rodríguez Zapatero, pero ha justificado su posición porque había que salvar por responsabilidad no sólo la economía española sino también el euro”.

“Tras reconocer que la noche anterior a la votación no pudo dormir dándole vueltas a cómo argumentaría su voto al día siguiente, Duran ha lamentado la falta de «responsabilidad» del PP, que votó en contra pese a saber que, si no se aprobaba este plan de ajuste, España habría acabado «intervenida» como Grecia”.

El partido popular también tuvo sus dudas antes de fijar postura, hasta la víspera no quiso posicionarse y lo hizo una vez que supo que su voto en contra no impedía la aprobación del Decreto. Hizo oídos sordos a los mensajes que le llegaron de los principales líderes europeos y prefirió una vez más mirarse al “ombligo” y pensar en su interés partidista.

En los días previos estuvo manejando dos discursos, el de la responsabilidad por si se abstenían y el que hizo finalmente para justificar su voto en contra. ¡Que ocasión perdida la de Rajoy de haber realizado él el discurso de Duran!

El discurso de la responsabilidad lo guardo para Euskadi donde Basagoiti sí apoyó las medidas de recorte propuestas por el Partido Socialista que también incluyen una rebaja salarial para los funcionarios este año y la congelación de las pensiones en 2011, allí dijo que brindaba su apoyo a Patxi López «para que tenga la mayoría suficiente para adoptar esas medidas» porque mantienen un pacto en Euskadi y porque según sus propias palabras “sé dónde arrimar el hombro y podrá contar con mi apoyo para emprender reformas en la Administración”.

Nosotros, desde el primer momento supimos que nuestra postura no podía ser ajena a la realidad de España, que no estábamos votando ni una moción de censura a Zapatero ni muchos menos una cuestión de confianza a su política, estábamos votando si queríamos dar una oportunidad de futuro a España para que no se descuelgue de Europa. Estábamos votando fuera de nuestras fronteras, con Europa, con Merkel, Sarkozy y también con Obama. Que nadie nos acuse de sostener a Zapatero que lo único que hemos hecho ha sido sostener a España.