Descargas

Intervención de Carlos Salvador a propósito de la Ley de Libertad Religiosa

El pleno del Congreso de los diputados ha debatido esta tarde una moción del grupo de ERC a propósito de la libertad religiosa. El diputado de UPN, Carlos Salvador, ha votado en contra de la moción y para justificar el sentido de su voto ha defendido la siguiente intervención:


Sr. Presidente, Sr. Tardá. Imagino que no le sorprenderá que le anuncie el voto en contra de UPN a su moción. Lo vamos a fundamentar en seis puntos claves:

Primero: No consideramos que esta reforma sea necesaria, aunque lo diga la Sra. De La Vega. Y me temo que ustedes, a la vista de la exposición de motivos de la moción que no dice nada, tampoco la deben consideran una prioridad.

Segundo: Creemos que resulta contraproducente exigirle al Gobierno que apruebe un Proyecto de Ley en un mes sobre un tema que afecta al núcleo fundamental de los derechos constitucionales sin saber mínimamente qué se pretende, qué interlocución ha abierto con las distintas confesiones, de qué estamos hablando y que quiere hacer en esta materia.

Tercero: En todo caso, reitero lo que le pedí al presidente Zapatero: no abran “irresponsablemente debates interesados que impidan o contaminen la posibilidad de llegar a acuerdos importantes como los que tenemos que acometer” y no impulsen “iniciativas o proyectos de ley frentistas o que no respondan a ninguna demanda ciudadana ni conocida ni mayoritaria, ni sirvan para unirnos más en un proyecto común”. No sé si a la ezquerra catalana le importa la falta de concordia entre españoles, pero créame que a mi partido, y a muchos ciudadanos, sí les importa.

Cuarto: He de reconocerle que desconfío de lo que ustedes llaman “neutralidad de las instituciones del Estado”. La Constitución Española fija unas reglas y unos principios en esa materia. Si no les gusta el modelo constitucional, lo lógico sería plantear una reforma por los trámites fijados en la propia norma constitucional y no a través de una modificación encubierta recogida en una norma inferior, volviendo a cometer los mismos errores que con la tramitación del estatut por cierto.

El Estado debe tratar las confesiones con neutralidad, pero no tiene por qué ser neutral ante el hecho religioso. De hecho, en España el Estado no lo es.

Quinto: Sr. Presidente, Sr. Tardá, no tengo inconveniente en reconocer públicamente que UPN considera el hecho religioso como algo socialmente bueno y positivo. Y que como partido nos opondremos a que, con el pretexto de tener que “adecuar la normativa a los cambios sociales y culturales”, se regule la libertad religiosa de forma cicatera, con subterfugios o se coarte o limiten sus expresiones; se manipule, se persiga o se impulse una pedagogía negativista del hecho religioso. Repito, con todo respeto, si es ese el fin último de la reforma nosotros nos opondremos.

Sexto: Como le decía, mi partido no considera urgente la reforma y por eso proponemos en nuestras enmiendas sustituir el petitum por otro que incluya dos puntos en clave positiva sobre la incidencia social del hecho religioso en España.

– Uno de ellos para que el gobierno “Elabore un Informe de evaluación del impacto social y económico de todas las iniciativas sociales (educativas, médicas, sanitarias, asistenciales, culturales, científicas, turísticas, de ayuda el tercer mundo, etc) sostenidas actualmente por las distintas confesiones religiosas”, que nos ayude a conocer el papel de las religiones en España y su contribución a la sostenibilidad de nuestro estado del bienestar

– Y otro, con el que pedimos al propio Congreso reafirmar la vigencia de la Constitución Española de 1978 y, en especial, el contenido del artículo 16.3 de la misma en el que se recoge el principio de aconfesionalidad del Estado español y las relaciones de cooperación entre éste y las confesiones religiosas, en especial con la iglesia católica.

Para terminar le pido al grupo socialista que rechace esta moción, que se concentre en sacarnos de esta situación y que no se desvíen de ese rumbo escuchando inútiles cantos de sirenas.

Muchas gracias.