Descargas

Desaparecidos sin combate

Mientras teníamos un gobierno haciendo de los gays, lesbianas, anticlericales, abortistas, matrimonios homosexuales, eutanasia, alianza de civilizaciones, memoria histórica, miembras, fistros, farándula, etc. la razón de su política… Mientras usted o yo éramos tildados de carcas por no jalear a un homosexual que se jactaba de serlo embutido en un tanga de leopardo… O de despreciables españolazos por osar sacar una bandera española fuera de un acto futbolístico… O de antiguallas si criticábamos que una clínica abortera triturara fetos después de practicar abortos hasta con ocho meses de embarazo… En resumen, mientras Zapatero y los miembros y miembras de su gobierno afeaban y arrinconaban toda idea moderada que no se moviera en su misma dirección, la crisis ha venido y Zapatero no sabe cómo ha sido.

¿Y qué dicen los sindicatos? Pues desde que en la pasada legislatura la UGT recibiera del Gobierno de Zapatero 149 millones de euros en concepto de “devolución de patrimonio sindical” y CCOO haya reclamado otros tantos por lo mismo, aquí no sé ve un sindicalista ni de perfil. Los sindicatos no han sufrido con el mismo rigor que el resto el avance de la crisis. De hecho, algunas de sus principales subvenciones procedentes del Gobierno central han permitido que desde al año 2006 los incrementos acumulados asciendan a casi un 50 %, -un 10 % desde 2007-, mientras que los salarios lo han hecho en torno a un 10 % acumulado en tres años y un 7 % en los dos últimos ejercicios. A los ciudadanos nos cuesta la friolera de siete millones de euros al mes los pagos que hace el Gobierno de ZP a UGT y CCOO. Con semejantes cantidades, ZP tiene cerrada la boca de los sindicatos, que apenas han dicho nada sobre las escandalosas cifras del paro en España. Sólo ahora que ZP ha decidido bajar el 5 % del sueldo de los funcionarios es cuando los sindicatos, muy funcionarios ellos al fin y al cabo, tibiamente hacen como que se enfadan y convocan una huelga general en el sector público para el 8 de junio. ¡Ni un dedo han movido por los 4,5 millones de parados! Paradójicamente se van a movilizar para los que, en principio, el trabajo lo tienen asegurado. Muy útiles.