Descargas

La hora de la verdad

Parece que se le ha borrado la sonrisa al presidente Zapatero. Tanto esperaba estos seis meses de presidencia europea que al final se le han atravesado. Le han sacado los colores y no ha tenido más remedio que recular y anunciar grandes recortes en el gasto.

Ha llegado la hora de la verdad, de hacer algo, todos los españoles reclamábamos medidas concretas que frenasen esta caída libre en la que se encuentra España. Europa las ha marcado porque Zapatero no lo hacía. Nada más y nada menos que recortar el gasto público en 5.000 millones de euros este año y en 10.000 millones en 2011.

De momento, los principales paganos los funcionarios y los pensionistas que van a ver recortado su sueldo de una manera importante. Algo que nunca se había visto hasta ahora y que bien merece una reflexión. Es cierto que los funcionarios tienen garantizado el puesto de trabajo y no están sometidos a la presión del resto de trabajadores que siempre pueden sentir ese temor a ser despedidos. Nadie niega que es una gran ventaja saber que todos los meses vas a cobrar el sueldo igual, hayas rendido más o menos, hayas faltado algún día, haya habido más o menos volumen de trabajo, etc.

Pero también es cierto que el sueldo de los funcionarios nunca se ha caracterizado por ser muy alto, sino al contrario y muchos de los españoles afectados por este recorte cobran modestos sueldos y van a verse en serias dificultades económicas.

Habrá que ver que dicen ahora los sindicatos, que han estirado de la cuerda todo lo que han podido a sabiendas de la delicada situación del país. Tendrán que dejar de meterse en temas que no les competen, como defender a jueces, y dedicarse a buscar soluciones y a hacer pedagogía entre los trabajadores, que va a hacer falta.

Todos sabemos que estas medidas eran necesarias y aun y todo no son suficientes, pero seguramente no hubieran tenido que ser tan drásticas si se hubieran tomado a tiempo. Hemos perdido dos años preciosos discutiendo sobre quien era más patriota o no al hablar de crisis y de situación catastrófica, ahora Zapatero ha tenido que tragarse sus palabras y cortar por donde más duele. Ya veremos…que esto no ha acabado.