Descargas

Discurso íntegro de Carlos Salvador en el Congreso sobre las medidas de recorte anunciadas por Zapatero

12 de mayo de 2010

Sr. Presidente, Señorías.

Sr, Presidente mi partido Unión del Pueblo Navarro, apoyará la ayuda a Grecia, lo que en el fondo supone ayudarnos a nosotros mismos, rescatar al euro y trasladar un mensaje de confianza en la viabilidad de una Europa monetaria unida.

Igualmente coincidimos en la necesidad de  consolidar las fórmulas que, de forma consensuada, puedan dotar de viabilidad a nuestro sector crediticio y financiero tan paralizado en estos momentos.

Y en cuanto a los recortes, los estudiaremos con equidad. Recortes que no son sino las obligaciones impuestas por la Unión Europea y coinciden con los avisos y recomendaciones que los expertos (y otras fuerzas políticas), le han hecho en estos dos últimos años.

B.- Pero Sr. Presidente, sin perjuicio de este apoyo, desde UPN  no podemos dejar de advertir:

1º Que en este momento, es verdad que se puede –y se debe- ayudar incluso al que incumple,  pero debemos ser extremadamente rigurosos con los compromisos que adquiera para devolver lo que pagamos.

2º Que debemos identificar todo aquello que,  sin ser Grecia, que no lo somos, ni Portugal que tampoco lo somos, nos hace parecernos demasiado a ellos. Y con ello evitar que otros nos tengan que (volver a) señalar lo que debemos hacer.

3º Debemos imponernos un ajuste coordinado. Todas las administraciones deben colaborar. Por eso parece oportuno reclamar, una vez más, un gran Pacto entre el estado central, las autonomías  y las entidades locales, para hacer más coherentes los esfuerzos y repartir entre todos los grandes ajustes que hay que hacerle a nuestro modelo de bienestar. Cuestión que le dije que era urgente hace meses  y que ahora constituye una necesidad vital para nuestro país.

C.-  Por otro lado Sr. Presidente no crea, no confíe, no espere que con estos acuerdos y medidas que nos anuncia ahora,  vayamos a solucionar la grave crisis que padecemos. Ni mucho menos. Siguen pendientes las auténticas reformas sistémicas que todos los expertos han señalado como vitales para superar la crisis: reforma laboral, educativa, sistema de pensiones, nuevo modelo productivo, sanidad, agua, energía, etc…

D.- Es usted quien debe tomar la iniciativa Sr. Presidente, porque es usted el máximo responsable. Pero no espere a que le digan desde fuera lo que tenemos qué hacer y cómo. Créase, crease que este estado de bienestar que hemos construido entre todos no se sostiene si no acometemos una reforma muy profunda del modelo de sociedad. Nos los está diciendo todo el mundo. Usted conoce la brecha que se está abriendo entre los ingresos y los gastos.

La mejor manera de garantizar un progreso sostenible, que todos deseamos, pasa por ser nosotros mismos los que nos apliquemos a salir de esta situación.  Lo que nos pasa no es un tema de estabilidad coyuntural o confianza puesta en entredicho, es un problema mucho más profundo que afecta a la propia viabilidad de España como País.

E.- Hoy, Sr. Presidente el principal problema, el más grave con mucha diferencia, es el paro.  Concentre sus esfuerzos en solucionar este problema. Concéntrese en la economía. UPN le pide, que no abra irresponsablemente debates interesados que impidan o contaminen la posibilidad de llegar a acuerdos importantes como los que tenemos que acometer.

No más conejos de la chistera Sr. Presidente, Sr. Ministro del Interior.

Y no más iniciativas o proyectos de ley frentistas o que no respondan a ninguna demanda ciudadana ni conocida ni mayoritaria, ni sirvan para unirnos más en un proyecto común.

F.- Podemos como país, sortear obstáculos. Podemos sobreponernos a episodios espasmódicos en la bolsa, como los que estamos viviendo (y hemos vivido) esta semana. Pero esta inestabilidad económica sólo se puede combatir con muchas más dosis de realismo, capacidad de entendimiento, autocrítica, responsabilidad, cooperación y altura de miras.

Sabe que UPN, no va a renunciar a su parte alícuota de responsabilidad, porque no es nuestro estilo, y porque también tenemos, como sabe,  importantes responsabilidades de gobierno.


Y por eso, conociendo la gravísima situación por la que está pasando España, le pedimos acuerdos excepcionales, adecuados a la excepcionalidad del momento, alejados de improvisaciones (y  maximalismos ideológicos) muchos de ellos superados, que hagan posible un marco de trabajo y colaboración leal entre todos, grupos políticos y agentes sociales, que genere confianza y aborde los problemas con urgencia y determinación.

Usted solo no puede acabar con este problema. Muchas gracias.