Descargas

Basagoiti, bien ¿Sanz mal?

Reproduzco parte de una interesante entrevista realizada al líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, publicada en el País Semanal del pasado domingo:

“… el pacto se sustenta por una lealtad con un proyecto determinado, no estamos en la gresca cotidiana. Somos conscientes de que tenemos una oportunidad de colocar al País Vasco en una situación mucho mejor que la del enfrentamiento y las amenazas. En el día a día hablamos mucho, por teléfono y a través de nuestros colaboradores. Has cosas que no nos gustan, pero tenemos la obligación de mirar por encima.

Cierta química debe existir. No es tanto la química personal, sino la lealtad y responsabilidad con lo acordado. Nos conjuramos en lo político. Sabíamos que nos encontraríamos problemas puntuales: enfrentamiento nacional entre nuestros partidos, discrepancias en algunos ámbitos, pero los dos supimos que todo eso debía quedar al margen.

Y sus partidos, ¿cómo llevan este buen rollo? Siempre he sentido un apoyo total. Rajoy estaba en la tribuna de invitados el día de investidura. Esperanza Aguirre ha dicho que la parecía muy bien en muchas ocasiones. Ha habido más recelos por parte de mi suegro Zapatero. Su esquema era otro. Prefería otra novia para López. Lo que pasa es que la dote no era suficiente. Además, tiene al PNV en Madrid y al PP en el País Vasco…

De todas formas, lo que une es ir con guardaespaldas por la calle. Sin duda. Hemos estado muy solos, sin comprensión por parte del nacionalismo. El mérito de ellos ha sido unirnos. Deben hacer examen de conciencia: ¿qué hemos hecho para que estos dos se pongan de acuerdo?

De ETA, ni comentamos… ¿Es más pasado que presente? Pues, mire, aunque ya no es lo que era, es bueno recordar para que no se vengan arriba.”

Si hacemos el ejercicio de sustituir la referencia al “País Vasco” por la de “Navarra”, y la de “López” por la de “Jiménez”, casi todo lo dicho podría aplicarse mutatis mutandis al caso navarro.

Solamente una diferencia separa, incomprensiblemente para muchos, ambas situaciones. Sanz, ante la pregunta sobre cómo se veía el buen rollo con Jiménez en el PP, no hubiera podido responder que siempre sintió el apoyo total de Rajoy.

Y aquí es donde radica la principal incoherencia.

Basagoiti, bien ¿Sanz mal?