Descargas

El Gobierno de Navarra y el Estado suscriben el convenio del TAV, cuyas obras empezarán en 2011

De acuerdo con este convenio, la ejecución de las obras de plataforma las llevará a cabo la Comunidad foral, que adelantará su financiación, mientras que las obras de superestructura (vía, electrificación e instalaciones de seguridad y comunicaciones) las realizará Adif con cargo a recursos propios o de terceros. De esta forma, Navarra adelantará unos 387 millones de euros a partir de 2011 y Adif devolverá a la Comunidad foral el dinero entre los años 2012 y 2017.

El coste total de las obras ascenderá a 675 millones. La firma del convenio tuvo lugar en el Palacio de Navarra, un acto presidido por el presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, y el ministro de Fomento, José Blanco.

Primero se suscribió el convenio de colaboración entre la Administración foral, la estatal y Adif para la construcción del TAV referido a la financiación de las obras, un texto que fue rubricado por el ministro Blanco, la subsecretaria de Ministerio de Economía y Hacienda, Juana María Lázaro, el presidente de Adif, Antonio González y los consejeros navarros de Economía y Hacienda, Álvaro Miranda, y de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, Laura Alba.

Seguidamente se firmó el segundo convenio de colaboración entre ambas Administraciones y Adif para la encomienda de determinadas actuaciones de TAV, que determina la responsabilidad de cada parte en el proyecto. En este caso, el texto fue rubricado por el ministro Blanco, la consejera Alba y el presidente de Adif.

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, afirmó que la Comunidad foral tiene ahora «la obligación y el compromiso» de poner la primera piedra del TAV en el primer semestre del próximo año y la Administración central tiene la «responsabilidad» de acompasar las obras del tramo Zaragoza-Castejón.

El jefe del Ejecutivo navarro dijo que es momento de satisfacción pero no momento de medallas «pues serían muchas las que habría que poner, tantas como ciudadanos han estado demandando esta infraestructura».

Manifestó Sanz que el Convenio Económico ha sido «clave» y «básico» para alcanzar este acuerdo de colaboración. «De no existir el Convenio Económico este acuerdo no hubiese sido posible», dijo, para resaltar que la Comunidad foral tiene la «manija» para la construcción del tramo Castejón-Comarca de Pamplona, «la responsabilidad de adelantar la financiación y la Administración del Estado la obligación de devolver esta financiación dos años después su ejecución».

Miguel Sanz señaló que no hubiesen preferido una financiación basada en la deducción del importe del coste de las obras de la aportación de Navarra al Estado, aunque «lo hubiesen aceptado». «Preferimos la devolución directa, entre otras cosas porque los ajustes y los flujos económicos para determinadas aportaciones suelen llevar desfases en el tiempo que a veces originan contratiempos y dificultades de tesorería», sentenció.

El presidente navarro tuvo palabras de agradecimiento para miembros de los Gobiernos central y foral que han trabajado en este convenio, a sus equipos, a Adif, y especialmente al ministro Blanco ya que, a su juicio, «previsiblemente sin su llegada al Ministerio de Fomento difícilmente esto hubiera sido una realidad».

También agradeció a los grupos del Parlamento foral que apoyaron con su voto el acuerdo y señaló que «si bien es verdad que no es momento de reproches, sí lo es para recordar que Navarra este viernes no sería lo que es si quienes se oponían a la Autovía del Norte, a Itoiz, a Canal de Navarra, a la Autovía del Camino… hubiesen tenido éxito en sus planteamientos».