Descargas

UPN evoca los ideales de justicia y paz de José Javier Múgica en el aniversario de su asesinato

(DDN/15.07.09) Un centenar de personas arroparon ayer por la tarde en Leitza a la familia del concejal de UPN José Javier Múgica Astibia en el octavo aniversario de su asesinato con una bomba lapa adosada a su vehículo. Los asistentes secundaron con su presencia la convocatoria realizada por la formación regionalista, que evocó "los ideales de justicia, libertad y paz" defendidos en vida por el concejal asesinado por ETA.

La alcaldesa y presidenta de UPN, Yolanda Barcina, destacó precisamente sus convicciones ideológicas para animar a los demócratas a propagarlas: "La libertad de este pueblo no nos la puede arrebatar una banda terrorista. Estos viles asesinos le quitaron la vida, pero sus ideas y valores siguen presentes. Nosotros tenemos que ser esa voz que le arrebataron".

Barcina apeló igualmente a la unidad democrática y al Estado de Derecho para "vencer al terrorismo". Sus palabras de apoyo a la viuda del concejal, Reyes Zubeldia, y a sus hijos, Daniel, José Francisco y Raquel, clausuaron el "sencillo" homenaje dispensado a Múgica en el mismo lugar donde fue sesgada su vida. "La familia de UPN -dijo- debe estar con la familia de José Javier". El presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, abundó en la misma idea de cercanía afectiva en el cuarto de hora que duró el tributo brindado con presencia de autoridades de UPN -acudieron los consejeros de Relaciones Institucionales y Salud, Alberto Catalán y María Kutz, respectivamente-, y representantes del PP, con su presidente, José Ignacio Palacios a la cabeza.

"Los 14 de julio -significó Sanz en su intervención- estaremos aquí aun siendo el último día de San Fermín o con alpargatas blancas para decir a esos cobardes, que no quieren ir de frente, que no van a poder a quienes amamos la libertad, justicia y la paz".

Recuerdo a las víctimas

La emoción embargó a la viuda de José Javier Múgica cuando el presidente del Gobierno foral recordó la escena de su asesinato. Antes, Reyes Zubeldia recibió de manos de Yolanda Barcina un ramo de flores, al tiempo que era colocado un segundo ramo en la placa que recuerda a su marido en la calle Amazabal, número 30. Por los principios religiosos que guiaban su conducta, como señaló Mari Sol Sucunza Berasáin en la presentación del acto, el párroco de San Miguel, Ander Guillegui, rezó un responso. El homenaje arrancó con el recuerdo "muy especial a Eduardo Puelles, último asesinado por ETA", y unas palabras de aliento a "su familia y a sus compañeros del Cuerpo Nacional de Policía".

Los congregados tuvieron presentes también a Gregorio Hernández Corchete, vecino de la localidad muerto el 15 de octubre de 1982 por disparos contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil, y al cabo del instituto armado Juan Carlos Beiro Montes, asesinado el 24 de septiembre de 2002 en el propio término.