Descargas

Rechazada la moción de UPN que pretendía frenar la reforma de la ley del aborto en el Congreso

(DDN/17.06.09) El Congreso rechazó ayer la iniciativa de UPN en la que se pedía al Gobierno central que pospusiera la reforma de la ley del aborto hasta que se alcance un "amplio consenso social, político y parlamentario". Fueron 160 votos a favor, 183 en contra (siete por encima de la mayoría absoluta) y 2 abstenciones.

La moción del diputado regionalista Carlos Salvador fue apoyada por el PP, por 8 de los 10 diputados de CiU, grupo que tuvo libertad de voto, y por Coalición Canaria. Votaron en contra el PSOE, PNV, ERC, IU, ICV, BNG, dos diputados de CiU y Na-Bai. Las dos abstenciones fueron de la diputada del PP Celia Villalobos y de la representante de UPyD, Rosa Díez.

Además del voto de Villalobos, fue llamativo el rechazo del PNV, del que se barajó que diera libertad de voto. Sin embargo, horas antes del pleno, su portavoz Josu Erkoreka explicó que ellos no iban a ser quienes "retrasasen" el debate de la reforma legal del aborto. El PNV no entró en la norma que plantea el Gobierno, porque la moción, explicó este partido, tampoco entraba en ella.
La reforma que impulsa el Ejecutivo central consiste en una ley de plazos para el aborto.

El PP y UPN fueron juntos en este tema. Los populares habían presentado una enmienda para que se agregara a la moción de UPN. En ella, pedían al Ejecutivo central una estrategia coordinada con las Comunidades para reducir el número de embarazos no deseados y de abortos. Finalmente, UPN y el PP acordaron elaborar un texto conjunto. Estaba firmado por dos navarros: Carlos Salvador, por UPN, y Santiago Cervera, por el PP, aunque éste último no fue quien negoció la iniciativa con el regionalista, sino la diputada Sandra Moneo.

Sin embargo, ese texto acordado no se llegó a votar. El PSOE se opuso a su tramitación. El diputado de UPN señaló ayer que, en su opinión, los socialistas tomaron esta decisión porque la iniciativa hubiese podido obtener más apoyos. UPN optó entonces por que se votara su propuesta inicial.

La moción de Salvador no entraba en el fondo de la reforma de la ley del aborto, sino que reclamaba al Ejecutivo central que pospusiera su tramitación. Pedía una reflexión, un debate social y un "amplio consenso" que puedan ser la base de un cambio de la ley del aborto "que garantice, de forma equilibrada y equitativa, el respeto a la libertad y la dignidad del ser humano". En su iniciativa, Carlos Salvador recordaba, como también hizo ayer en el Congreso, que esta reforma no figuraba en el programa electoral del PSOE ni se ha acreditado "una situación excepcional" que "justifique" que la presente ahora, cuando la crisis centra las preocupaciones del ciudadano.

Salvador aseguró que "gran parte de la ciudadanía no comparte" una reforma legal de la que se desconocen "las bases científicas y jurídicas" que la sustentan. Recordó que cada año se practican más de 112.000 abortos en España, lo que, además de ser una situación "traumática y dura" para esas mujeres, supone "la muerte de 112.000 seres humanos a los que sólo les separa de nosotros su vulnerabilidad y la incapacidad de poderse defender por sí solos ante un final que ellos no elegirían nunca".

La diputada del PP Sandra Moneo señaló que "cualquier gobierno responsable" hubiera paralizado una reforma legal así por la "fractura social" que a su juicio ha generado.

Por su parte, la diputada socialista Carmen Montón consideró la moción de UPN una "maniobra para entorpecer la reforma legal" del aborto. "¿Saldremos de la crisis mejor si prescindimos de este proyecto? Basta ya de excusas". Aseguró a Salvador que esa reforma está "debatida y pactada" y que el consenso donde se debe buscar es en el Congreso. Criticó a UPN y al PP por "otorgarse en exclusividad la defensa de la vida" y agregó que la nueva ley quiere que se respete "el derecho de las mujeres a decidir sobre su propia maternidad".

34.000 e-mails a diputados

Las asociaciones antiabortistas HazteOir.org y Derecho a Vivir pusieron en marcha una campaña basada en enviar e-mails a los 350 diputados, pidiéndoles que apoyaran la moción de UPN. Según estos grupos, enviaron 34.000 mensajes en total.