Descargas

¡Agua va!

Luis Valero Erro, Parlamentario Foral de UPN

El año pasado, por estas fechas, hablábamos de la sequía que padecían nuestros campos y de cómo los pantanos estaban por debajo, incluso, de las necesidades futuras de agua de boca. De un año a otro, hemos pasado de sequía a inundaciones, lo que refuerza el sentido de la regulación de la que hablamos.
 
En nuestro caso, esta regulación supone, en primer lugar, que los ciudadanos de Navarra tengan garantizada el agua de boca, pero no sólo eso. Con la puesta en marcha de 53.000 hectáreas de regadío, el Canal de Navarra va a transformar y potenciar el medio rural y la industria agroalimentaria. Un dato, el coste de la presa de Itoiz es equivalente al importe generado por la agroindustria en sólo un año.
 
Mientras tanto, en el resto de España, siguen los debates acerca del Plan Hidrológico Nacional, de los trasvases y las desaladoras.

La Expo de Zaragoza, celebrada el año pasado, sobre el agua, parecía un buen Foro para empezar a solucionar los problemas. Sin embargo, las últimas noticias referentes a este tema, como la Manifestación en Murcia o la reforma del Estatuto de Castilla la Mancha, hacen pensar que no ha sido así.

Si esto es preocupante, imagínense qué pueden pensar aquellos que no tienen agua ni para beber. Su primer pensamiento tiene que ser algo parecido a esto: “si son incapaces de solucionar un problema donde existe agua, y no se ponen de acuerdo en cómo llevarla de un sitio a otro o en cómo garantizar agua para todos, ¡cómo nos van a ayudar a nosotros!”.

El agua es esencial para la vida y, sin embargo, es escasa para millones de personas en todo el mundo. Muchos mueren a diario por enfermedades transmitidas por el agua y la sequía azota periódicamente algunos de los países más pobres del planeta.
 
En España es urgente la configuración de un pacto entre los partidos políticos. Un pacto para afrontar los problemas y necesidades reales de la población. Si ya antes era necesario, ahora es urgente.

Para esta tarea podían tomar el ejemplo de Navarra. Aquí, los grandes partidos nos hemos puesto de acuerdo en las principales infraestructuras, así como en las propuestas para intentar paliar las consecuencias de esta crisis que nos afecta a todos, dejando a un lado los intereses partidistas.