Descargas

Miguel Sanz aboga por la unidad de cara al próximo Congreso de UPN, que se celebrará en abril

(DDN/16.02.09) El presidente de UPN, Miguel Sanz, ha pedido a sus compañeros de partido unidad por encima de los intereses particulares, de cara al próximo congreso de abril, en el que se renovarán todos los cargos del partido. "No quiero decir que no haya aspiraciones legítimas pero si hay unidad de actuación, mejor", dijo Sanz durante su intervención en la apertura del Consejo Político, que se celebró en Estella este viernes. 

"En Navarra, o manda UPN o manda el PSN. Y la alternativa hay que combatirla con ideas, con principios y valores, pero también con estrategia, no perdiendo el tiempo en luchas internas estériles", expuso Sanz ante el más de centenar de representantes del consejo político. "Pero un apoyo masivo, coordinado e ilusionado debe tener también una respuesta generosa que sirva para que nuestro partido, sobre todo en los órganos de dirección, sea bien representado con los espacios territorialmente bien ocupados, liderado por los mejores y por las mejores, porque eso es la manifestación más fuerte que tiene un liderazgo".

El presidente regionalista insistió en que esa nueva cabecera debía también saber prescindir de aquellos que ya no eran los mejores. "En UPN los afiliados deciden, pero lo hacen mejor si están bien liderados y si saben que los intereses personales se apartan para hacer prevalecer los generales".

Ruptura con el PP

Miguel Sanz también se refirió a la ruptura entre los regionalistas y el PP, que calificó como un acierto "con la que está cayendo con las cacerías y otros asuntos", para a continuación subrayar que esta autonomía de UPN le libra de responder "de las veleidades de otros" ante, en palabras del presidente, la intachable pauta de comportamiento de los regionalistas. "No creo que ningún partido pueda decir lo que yo voy a decir ahora: UPN no ha tenido nunca financiación ilegal o préstamos blandos o sin intereses, ni de la caja de la que yo soy presidente ni de ninguna otra entidad".

En su discurso, que abría una sesión donde también se abordó la memoria anual de actividades además de las cuentas del ejercicio pasado y el presupuesto del presente año, Miguel Sanz reconoció que el triunfo en las próximas elecciones no será fácil, aunque tan sólo consideró como posible alternativa de Gobierno al PSN. "Que nadie se equivoque, el Partido Popular no va a tener los votos suficientes".

Apartar el nacionalismo

El presidente Sanz afirmó que sería "tremendamente peligroso" que UPN dejara de liderar el Ejecutivo foral si no se ponían las bases para que el nacionalismo vasco no entrara en el Gobierno. "No digo que no esté en Navarra, que legítimamente puede, sino que aquellos partidos que no creen en la Navarra foral y constitucional, en que Navarra siga formando parte del Estado de las autonomías, no deberían por pura coherencia política gobernar una comunicad en la que no creen. Creen en otra diferente.

Y en ese afán nos debemos mover todos para que UPN siga estando al frente del Gobierno de Navarra y hacer bueno aquel libro de uno de los que tuvo cierta relevancia en nuestro partido, que titulaba UPN, partido foral, partido necesario en Navarra".

Miguel Sanz también se refirió a la crisis y mostró su preocupación por los 3.500 empleos que ha perdido Navarra en el último mes. Pero afirmó que el Ejecutivo foral afrontó la crisis antes que otros órganos estatales y al respecto recordó el Plan de inversiones Navarra 2012. "Y tres meses después el Estado puso en marcha uno similar", señaló.