Descargas

Navidad más tranquila

Eradio Ezpeleta Iturralde, Secretario de Organización de UPN y Parlamentario Foral

La Fundación Víctimas del Terrorismo acaba de dar a conocer, en su última revista, el acoso que miles de ciudadanos navarros y vascos sufren por parte del entorno de Eta. Y si bien es cierto que mi primera reacción, y más en estos días, es acordarme de los que directamente lo sufren, no quiero dejar de mostrar mi solidaridad y apoyo hacia aquellos profesionales que nos hacen ese día a día más fácil. Me refiero, sin duda alguna, a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Policías Locales, Policía Foral, Ertzantza y, cómo no, a los y las escoltas de las empresas de Seguridad Privada.

Llega la Nochebuena, el día de Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y el día de Reyes, y ahí estáis a nuestro lado. Con la mirada puesta en todos los sitios y sin dejar de mirarnos a nosotros, haciéndonos así disfrutar de estos días con nuestras familias y amigos más cercanos.

Y vosotros al pie del cañón. Organizando vuestra Navidad dependiendo de nuestra agenda y nuestras celebraciones públicas y privadas. Mirando, con añoranza y sana envidia, lo bien que lo pasamos en compañía de nuestros mayores y sobre todo de nuestros niños. Dejando a vuestras familias a la espera de una llegada que, en muchos casos, no se sabe cuándo se va a producir. En otros casos sabiendo que la distancia impedirá vuestra presencia y que vuestro único contacto en estos días será por vía telefónica o, si se es internauta, por web cam.

Estos días nos acordamos de los familiares que están en la distancia y leemos en los medios de comunicación sobre los misioneros navarros y voluntarios de ONGs y sobre los miembros de las fuerzas de paz desplegadas en países donde ésta destaca por su ausencia y, sin embrago, y a casi todos nos suele pasar, no somos capaces de fijarnos en lo cercano, en lo inmediato. En las personas que tenemos a nuestro lado y que velan porque todo nos vaya bien.

Sí, ya sé que muchos dirán que es su trabajo. También sé que muchos de vosotros ejercéis por vocación y otros por necesidad, pero no cabe duda de que tenéis claro dónde estáis y sobre todo para qué estáis. Y eso, muchos de nosotros, aunque no os lo digamos, lo valoramos y lo pensamos. Con estas breves líneas también os lo digo.

Por lo que a mi me toca, por la cercanía y por el día a día, mi recuerdo y homenaje a todos vosotros porque hacéis que tengamos, que yo tenga, una Navidad más tranquila.

Y para los demás profesionales, de otros sectores y dedicaciones sociales, también mi reconocimiento y admiración. Sé que en estos días, de igual manera, estáis allí por si hiciera falta.

Para todos, Feliz Navidad